Llegó a Provincia la denuncia por contaminación en el Langueyú

Así lo confirmó a este diario una inspectora local del organismo bonaerense. En el corto plazo se tomarían nuevas muestras de efluentes que despiden las empresas en el arroyo.
El lunes pasado arribó a la sede central del Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible, sita en La Plata, la denuncia de unos 300 vecinos de Villa Aguirre y San Cayetano, que la semana pasada se manifestaron en la Municipalidad por la contaminación que afecta al arroyo Langueyú.

El dato fue corroborado en la víspera por una inspectora de la dependencia, al tiempo que se espera para “fines de diciembre o principios de enero” la implementación de medidas de fiscalización en torno a los efluentes que despiden las empresas al curso de agua.

Tras la presentación, la OPDS labrará un expediente, para luego dar paso a carátula y finalmente, se ordenarán las medidas de fiscalización, para determinar mediante estudios de laboratorio qué tipo de residuos arrojan las empresas productivas al Langueyú, donde los olores nauseabundos, las ratas y la mugre, motivaron un urgente pedido de saneamiento.

El relevamiento de las industrias, que ya vienen haciendo las agentes que la dependencia destinó a principios de marzo en Tandil, se intensificará a fines de diciembre o principios de enero, transmitieron las fuentes a LA VOZ.

Procurarán los inspectores determinar los puntos de vuelco de efluentes y además actualizar la información recabada en el arroyo por la desaparecida Secretaría de Política Ambiental, durante 2004.

“Hay que ver cómo esta el recurso y fiscalizar qué están volcando las empresas, si lo hacen de acuerdo a la legislación o no. Y luego actuará cada organismo por su parte”, agregó la vocera para contemplar que en la problemática intervienen tres áreas provinciales: la OPDS, la Autoridad del Agua y la Dirección de Hidráulica.

En Tandil la OPDS cuenta con dos profesionales, una ingeniera química y una bióloga, que ya vienen delineando, antes del último reclamo por los medios, el armado de un plan de nuevos muestreos.

El petitorio

Hace una semana, vecinos acompañados por una docente y alumnas de la carrera de Trabajo Social, de la Universidad Nacional del Centro, fueron a la Municipalidad para exponer los detalles del petitorio, donde desnudaron las consecuencias de la polución en el Langueyú.

También pusieron en blanco sobre negro que el organismo ambiental bonaerense tomó muestras hace cuatro años en el arroyo, donde se desprendieron resultados alarmantes.

Allí fueron constatados “valores por encima de los niveles guía, de nitritos, amonio, plomo, zinc y DBO. Se detectaron “concentraciones de hidrocarburos totales de petróleo, de agroquímicos organoclorados, como el hexacloro ciclo hexano (A-HCH y G-HCH) y el Dieldrin + DDE (4,4-DDE)”.

Los análisis de la muestra de fitoplancton, asimismo, evidenciaron un “ambiente con elevada cantidad de materia orgánica y de nutrientes, que se manifestó en un avanzado estado de mesosaprobiedad. La muestra presentó desarrollo de ciliados y bacterias filamentosas”.

Asimismo, en la salida del conducto proveniente del PIT, observaron que “había zinc, por encima del valor guía de referencia”. Del mismo modo, la comunidad biológica planctónica reveló que el ambiente acuático tiene a esta altura una baja cantidad de materia orgánica y de nutrientes, en tanto que presentó abundante concentración de fibras, probablemente de origen industrial.

A la altura del dique, “la concentración de amonio resultó por encima del valor guía de protección de la vida acuática. También se detectó el agroquímico Dicloro Difenil Dicloro Etano y la presencia de dos especies de algas potencialmente tóxicas, productoras de neurotoxinas y citotoxinas”.

Comentá la nota