Se llegó a un principio de acuerdo luego de la protesta de los fileteros

Se llegó a un principio de acuerdo luego de la protesta de los fileteros
Diversas manifestaciones realizaron ayer los fileteros que quedaron en la calle tras el cierre de la empresa Arbumasa y aquellos que reclaman un incumplimiento salarial de Conarpesa. Anoche con la presencia del titular de Pesca de Chubut, Hugo Stecconi, hubo un principio de acuerdo para estos últimos. Se levantó un piquete céntrico y los trabajadores devolvieron una planta que había sido tomada.

Gracias a las gestiones del secretario de Pesca de Chubut, Hugo Stecconi, del viceintendente de Comodoro Rivadavia, Sergio Bohe y varios concejales, anoche los trabajadores fileteros y sus referentes sindicales avalaron un principio de acuerdo con los directivos de la empresa Conarpesa.

El acuerdo se alcanzó alrededor de las 21, después que la pesquera se comprometió a pagar hoy a primera hora la deuda que mantiene con los trabajadores, mientras que anoche las autoridades políticas se acercaron con un escribano a la planta de la firma que había sido tomada por los trabajadores, quienes luego levantaron las medidas y permitieron que se restableciera el funcionamiento de la procesadora de pescado ubicada en barrio Industrial.

LOS PIQUETES Y EL ACUERDO

La agitada jornada de reclamo y posterior negociación se inició poco después del mediodía de ayer, cuando los trabajadores cortaron la calle Rivadavia, frente al Concejo Deliberante, donde reclamaron por la recuperación de las fuentes de trabajo que aceleradamente vienen perdiendo desde al menos dos meses atrás.

De ese modo, pretendieron alertar a la comunidad sobre "la desaparición" de lo que llaman "la segunda fuente de trabajo" en importancia en Comodoro Rivadavia.

Explicaron que "en 2007 eran 7 plantas procesadoras con trabajadores bajo relación de dependencia directa con 1.200 trabajadores y hoy son 490 en total", aseguraron. Además, sólo quedan tres firmas: Mar del Chubut, Pesquera del Sud y Argenova.

Es que desde el año pasado a la fecha cerraron Siracusa -que empleaba a 180 trabajadores-; Barillari (340) y Arbumasa (300).

DIFERENCIAS POLITICAS

Ayer, mientras un grupo de fileteros protestaba en el centro otro mantenía la toma de la planta de Conarpesa, una medida implementada hace casi dos semanas, después de que la empresa informara la decisión de no volver a ponerla en funcionamiento.

Allí, horas antes del acuerdo final, los fileteros indicaban que necesitaban "respuestas claras porque hace dos meses que la empresa Conarpesa dejó de funcionar. Nos prometieron respuestas y hasta hoy no tuvimos nada. Nosotros no queremos seguir siendo rehenes de sus internas políticas, queremos soluciones. Las diferencias que tienen no tienen nada que ver con nosotros", afirmó Paula, una de las trabajadoras.

De la misma manera Oscar Lapalma, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Alimenticia (STIA), indicó: "durante todo este tiempo estuvieron jugando con los trabajadores. Es claro que el tema no se tomó con seriedad porque son más de 200 familias que hoy no tienen trabajo. Y no queremos pensar que detrás de todo esto hubo una intencionalidad política".

Para el sindicalista, "hoy los trabajadores están siendo rehenes de una discusión entre el secretario de Pesca de la Nación (Norberto Yauhar) y la provincia y por eso pedimos que sean serios. El recurso está y esto es lo que le vamos a decir al secretario de Pesca. No queremos una reunión más y seguir esperando".

Por esas horas los trabajadores de la empresa Conarpesa y Arbumasa aguardaban la presencia del secretario provincial de Pesca, Hugo Stecconi, cortaron las calles Pellegrini y Rivadavia, mientras sostenían una guardia en la sala del Concejo Deliberante, donde un grupo de mujeres permanecía encadenado.

Luego, con el paso de las horas, hubo otro piquete más duro sobre las 19 y, finalmente, minutos antes de las 21 se alcanzó el acuerdo tras la decisión de Conarpesa de abonar la deuda que mantiene con los fileteros. Hoy, si el dinero llega a los bolsillos de los trabajadores, todo indica que la situación volverá a normalizarse aunque la problemática no logra remontar en un escenario todavía muy adverso.

Comentá la nota