La CTA llegó para apoyar al nuevo sindicato minero

El secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Hugo Yasky, llegó a la provincia para apoyar al nuevo gremio que está en disputa con la empresa Barrick Gold en Veladero. En su visita el sindicalista dijo que no está en contra de la minería pero sí de la explotación de los trabajadores.

El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, llegó a la provincia convocado por ATE para brindar apoyo al nuevo sindicato de mineros que está en disputa con la firma minera Barrick Gold en Veladero. El conflicto que se originó por el reclamo de los trabajadores que cuestionaron no estar contenidos por la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), terminó en la conformación de un nuevo sindicato, Organización Sindical Mineros Argentinos (OSMA) que, según dicen sus dirigentes, no es reconocida por la empresa como tal.

"En principio nosotros respaldamos la medida de fuerza que hicieron los compañeros en Veladero que revela que el 70% de la representatividad está ejercida por la OSMA. En segundo lugar trataremos de tener a nivel nacional una interlocución a través del Ministerio de Trabajo porque primero hay un fallo de la Justicia que no se puede desconocer y que determina la reincorporación del compañero Leiva (sindicalista separado de la empresa minera). A eso le sucedió un exhorto que se logró en las tratativas que se hicieron a nivel nacional en el Ministerio de Trabajo, de tal forma que el punto de partida para los diálogos con la empresa es que se cumpla con lo que dice la Justicia y lo que trató el Ministerio de Trabajo".

¿Es necesario aclarar que la CTA no tiene una política antiminera?

Sí porque hay un discurso de la empresa donde trataron de mostrar que nuestra postura es fundamentalista, que estamos en contra de la minería, es decir tratar de embarrar el terreno para justificar las sanciones adoptadas contra los trabajadores. Nosotros queremos que haya actividad minera, lo que no queremos es que un trabajador a más de 4 mil metros de altura esté en un régimen de trabajo de 12 horas, eso es una aberración que ningún país civilizado se permite. Esto es muy distinto a que no haya minería porque nosotros sabemos que la actividad genera recursos, sí queremos que queden más recursos para la provincia.

La CGT se sentó a almorzar con la Presidenta. ¿Le gustaría que lo inviten a usted también?

No, preferimos comer con nuestras familias y con los trabajadores y de esa manera sostener la imagen de un sindicalismo en la Argentina que tiene autonomía. Nosotros estamos dispuestos a hablar con la Presidenta de la Nación pero cada uno desde su lugar. Somos trabajadores, vivimos como tales y estamos orgullosos de eso y representamos a los trabajadores en los momentos que hay que hacerlo.

¿Tener contacto con el Gobierno es acordar?

No es sinónimo de transar, de ninguna manera, nosotros de hecho cuando tenemos que tener contacto con el

Gobierno lo hacemos. No creemos que sea transar, lo que sí creemos es que hay que tener y mostrar autonomía, lo que le permite al sindicato la libertad de movimiento y no ser la correa de transmisión de un gobierno, un modelo económico o un partido político.

¿El fallo judicial que sienta jurisprudencia sobre libertad sindical es un logro de la CTA?

En realidad es un triunfo de la CTA en el sentido de que durante muchos años hemos luchado para que en este país la libertad sindical se haga realidad. Nosotros sostuvimos siempre que si la Argentina y su gobierno eran signatarios del convenio de la OIT que establece los principios de la libertad sindical, el mismo gobierno debía hacer cumplir eso. Por suerte la Corte Suprema de Justicia en este segundo fallo le habla al Gobierno y le dice claramente que es inconstitucional la ley en que se siguen apoyando para establecer diferencias.

¿Qué opina de la gestión de José Luis Gioja?

Es una gestión que ha tenido aciertos en medidas económicas y que tiene una enorme deuda en el tema social, creo que la asignatura pendiente es generar mejores condiciones de distribución.

Ana María López de Herrera está dentro del Gobierno. ¿Qué opina?

Es una dirigente sindical que tuvo años de lucha y que hoy está desarrollando una actividad que por lo que me comentan es buena en líneas generales.

¿Lo defraudó?

No, porque creo que son opciones personales. Para mí hubiese sido otra cosa si lo hacía siendo dirigente sindical. Creo que uno después que deja de ser dirigente sindical tiene derecho a elegir el camino que quiera.

¿Tiene retorno?

Creo que es difícil porque hay camadas jóvenes de dirigentes que crecen y que van ocupando espacios. También ella tomó una opción y esas son decisiones que van marcando la vida para adelante.

Comentá la nota