Llegó el mobiliario, 58 años después

El hospital de Maquinchao recibió camas nuevas e incorporó aparatos de última generación que le permitirán brindar mejor atención. Lo logró la Cooperadora, con su gestión ante Nación.
La llegada de un nuevo mobiliario y equipamiento de última generación, puso al hospital "Orencio Callejas" de Maquinchao a la altura de cualquier clínica o centro de salud de importancia de la provincia.

Después de 58 años de existencia, el único centro de salud de la localidad renovó todas las camas de su capacidad de internación y otros mobiliarios e incorporó distintos aparatos de última tecnología que le permitirán brindar una mejor atención.

Viendo las muchas necesidades del hospital, en octubre de 2007 la Comisión Cooperadora presentó un ambicioso proyecto ante el Ministerio de Desarrollo Social de Nación que tiene como principal objetivo mejorar la calidad de atención de muchos vecinos de la localidad y parajes cercanos que concurren al hospital.

Según explicó la presidenta de la Comisión Cooperativa, Mariela Córdoba, en octubre de 2007, luego de que pasara por Maquinchao el Tren Sanitario, los integrantes elaboraron un proyecto denominado "Dotación de Equipamiento Mobiliario para el Hospital de Maquinchao, Dr Orencio Callejas", que incluye el recambio del mobiliario y la incorporación de nueva tecnología para distintas áreas del hospital y presentaron ante el organismo nacional. "El hospital tenía una gran necesidad de contar con este equipamiento. Las camas, por ejemplo, eran de cuando se inauguró hace 58 años. Además había y hay otras necesidades que cubrir. El proyecto que presentamos es muy ambicioso e incluye tres subproyectos que se irán aprobando con el paso del tiempo. Nos aprobaron el primero que es el más importante con un presupuesto de 147.800 pesos y tiene que ver con equipar las áreas de enfermería e internación".

En este contexto se compraron veinticuatro camas ortopédicas -cubriendo la capacidad de internación del hospital- con sus respectivas mesas individuales y de luz, colchones y ropa de cama, una camilla para partos articulada, dos bombas de infusión, tres fotósforos, veinte sillas, tres tubos de oxígeno, cuatro biombos, tres pantoscopios, dos laringoscopios, cinco férulas, tres aspiradores, dos oxímetros de pulso, tres nebulizadores ultrasónicos, un micro ondas, una heladera, dos cocinas a gas e indumentaria térmica, entre otras cosas.

Ante la necesidad imperiosa que tenía el hospital el equipamiento ya se había puesto al servicio de los pacientes.

Comentá la nota