Llegó a Mendoza el nuevo formato de la electricidad prepaga

La Comisión de Hidrocarburos y Economía del Senado provincial recibió ayer a técnicos de la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz, quienes presentaron el Sistema de Autoadministración de Energía.
La Comisión de Hidrocarburos y Economía del Senado provincial recibió ayer a técnicos de la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz, quienes presentaron el Sistema de Autoadministración de Energía.

Se trata de una novedosa forma de “comprar por anticipado” electricidad, para garantizar un uso racional y efectivo de la luz.

La Cooperativa busca que el Gobierno autorice el sistema, que funciona como prueba piloto en el barrio Papa, desde hace dos años.

Según Roberto Cáceres, uno de los técnicos de la empresa eléctrica, la puesta en marcha del sistema debe implicar “condiciones tarifarias e impositivas diferentes de las del tradicional”.

Es que el nuevo formato posee costos muy altos de implementación, como “medidores específicos que cuestan alrededor de 100 dólares (los convencionales valen 20), software y hardware exclusivos y la contratación de personal especializado, entre otros factores.

Pero entre las ventajas, el sistema garantiza “mejor flujo de caja, disminución de la pérdida de energía, 100% de los usuarios con el servicio pago y mayor satisfacción de los clientes”, enumeró Cáceres.

A eso se agrega que con este método “se ahorra un 20% de electricidad”, afirmó el especialista.

El sistema funciona con la compra de un ticket o “token” en el punto de venta, que puede ser cualquier comercio y el usuario automáticamente recibe la electricidad en su casa.

Para ello, los hogares deben tener un medidor especial y un teclado donde se ingresa un código de 20 dígitos, único y exclusivo.

Según Cáceres, los clientes del plan piloto están “muy satisfechos” con esta nueva forma de “luz prepaga”, aunque la satisfacción también es de la Cooperativa porque disminuyó el delito contra los medidores y, sobre todo, “no se perdió energía”, como sí ocurre con el otro sistema.

A la reunión también asistieron representantes del Epre, quienes mostraron su acuerdo ya que ellos verificaron “la compatibilidad” con el sistema convencional y comprobaron la satisfacción de los clientes. “Nadie dijo que no le gusta” dijeron.

En tanto a los senadores les preocupó la forma de contemplar en el nuevo método, subsidios y ayudas para las personas que lo necesitan. Cáceres se encargó de disipar las dudas al aclarar que “con este sistema es mucho más fácil y directo subsidiar a los usuarios”. / H. M.

Comentá la nota