Llegó el día esperado

Finalmente, llegó el día de ir a las urnas. A partir de las 8.00, se abre el comicio y los ciudadanos de todo el país acudirán a las mesas para ejercer su derecho a elegir a quiénes los representarán como legisladores a nivel nacional, provincial y comunal.
Aunque suene reiterativo, más aún luego de la muerte de Raúl Alfonsín, momento que nos hizo repasar una y otra vez el difícil retorno a la vida democrática a partir de 1983, es importante subrayar cada vez el singular valor de las elecciones, ejercicio primario de la democracia.

Este domingo los argentinos llegamos al décimocuarto comicio consecutivo, un hecho único en la historia de la república, después de más de 50 años de golpes militares que interrumpieron regularmente la vigencia de las instituciones. Este es un valor que los mayores debemos rescatar y mostrar sobre todo a los jóvenes, para quienes esto ya puede parecer una rutina bianual sin mayores consecuencias.

Así como es nuestra misión insuflar este espíritu en nuestros hijos, será tarea de los políticos llenar de sentido –y de esperanza– este acto trascendente de poder elegir sin trabas y en libertad.

Esta elección que se anuncia poco atractiva para el electorado, el cual verdaderamente no encontrará muchas caras nuevas entre el sinnúmero de boletas disponibles, difícilmente consiga atraer a un caudal importante de hombres y mujeres al cuarto oscuro. Aún así, es necesario recalcar la importancia del voto, como herramienta de cambio o aprobación hacia quienes tomarán la responsabilidad de elaborar nuestro marco normativo, así como de apoyo o rechazo a las políticas que se puedan venir aplicando. La asistencia a votar significa participación ciudadana en el nivel más básico de la construcción democrática; de esta manera se podrá balancear la presencia de los aparatos partidarios que hoy se moverán por toda la Provincia, buscando votos con estímulos y "premios" que nada tienen que ver con una decisión libre y reflexiva; si consideramos que en cada acto eleccionario debería primar la representación genuina de una mayoría, sabremos que eso se logra solamente con la presencia efectiva de los votantes.

Horizontes complejos

Los escenarios que se presentan para después de las elecciones son complejos. La crisis económica internacional no cede y los resultados impactan tanto en la Nación como en las provincias. Mientras varias consultoras económicas predicen que el consumo interno seguirá cayendo en lo que resta del año, el propio Gobernador reconoce que la Provincia funciona con un importante déficit y que subsiste por los aportes nacionales. Sin embargo, es de esperar que la resolución de las elecciones permita liberar muchas decisiones postergadas de empresas y grupos económicos, con lo cual se pueda recuperar de a poco el ritmo de la economía una vez pasada la incertidumbre.

A nivel político, en este día se despejarán varios interrogantes. La gran disputa en la provincia de Buenos Aires entre el ex presidente Néstor Kirchner y Francisco de Narváez, que puede definir el horizonte para el armado con vistas a 2011, estará en el centro de la atención de toda la Argentina.

En la Provincia, la cuestión que despierta más preguntas es si Beder Herrera podrá obtener su principal objetivo, consagrar a los dos diputados nacionales oficialistas o si, en todo caso, una banca quedará en manos de un opositor. El análisis estará puesto en el tan temido corte de boletas, de lo que tanto se habló en los últimos días y que no asombraría a nadie, en vista del poco aprecio que despierta en los dirigentes quien encabeza la lista que impulsa el Gobernador.

En la Legislatura provincial, parece sellada la hegemonía del oficialismo, a través de la diversidad de listas que intervienen y resta ver si accede la verdadera oposición al recinto legislativo, lo que es de esperar que suceda.

Hoy será un día de definiciones, que marcará un rumbo para el acontecer político nacional e internacional de los próximos dos años.

Comentá la nota