Llegó el ajuste a municipios y a comunas rurales del interior

El gobernador garantizó el pago de sueldos, pero reclamó austeridad a los funcionarios. Intendentes y delegados avirozan un panorama de retracción. "Recibimos un 20% menos de ingresos", dijo Leal (Burruyacu)
Intendentes y delegados comunales deberán ajustarse los cinturones. Esa es la instrucción del gobernador, José Alperovich. El mandatario se encargó de llevarles tranquilidad, pero también de advertirles que los tiempos de bonanza quedaron en el olvido. Les garantizó los recursos para afrontar el pago de sueldos, pero les aclaró que no habrá fondos para encarar nuevos planes de obras. Deberán adecuarse a la realidad del país y regular el ritmo de ejecución de los proyectos para evitar una parálisis.

"Recibimos un 20% menos de coparticipación", sentenció el intendente de Burruyacu, Jorge Leal, administración que se encuentra fuera del Pacto Social, mediante el que el PE asiste a los municipios. "Al trabajar con recursos propios es más difícil; caminamos por la cornisa. Es una luz amarilla, porque los gastos son mayores y los ingresos son menores", sostuvo. Su par de Tafí del Valle, Carlos Rodríguez, es más optimista. "El gobernador nos garantizó el pago de sueldos y del aguinaldo. Quizá no podamos encarar obras grandes, pero las que están en ejecución se van a mantener", afirmó. En idéntico sentido se pronunció Daniel Toledo (Yerba Buena). "Estamos preparados y las obras van a continuar; quizá sea un poco más lento todo, pero los recursos están asegurados", admitió. César Dip (Lules), observó una disminución en el ritmo de las obras. "Si bien bajó, no se paralizó ningún proyecto. El gobernador nos pidió que cuidemos los gastos", dijo. Julio Silman (Alderetes), está preocupado: "hay que rogar que la crisis se sienta lo menos posible, no queremos llegar a lo de 2001. Debemos buscar la paz social, brindar los servicios esenciales e intentar generar obras para dar trabajo".

La advertencia oficial comprende a las 93 comunas. "Estábamos un poco asustados, pero ahora tenemos la tranquilidad de que los sueldos están garantizados. Habrá que pelear para mantener las obras", opinó Carlos Ortiz (Taco Ralo). En San Pedro de Colalao, Julio Contino avizora un panorama de retracción. "Esta situación se veía venir. El apoyo del PE es total, aunque seguramente la transferencia de recursos será más lenta, en función de la disponibilidad de la Provincia. No detendremos ninguna obra", añadió. Nelson Fabián Assán, comisionado de Cebil Redondo, la comuna más poblada (unas 33.000 personas, según sus estimaciones), dejó un mensaje alentador: "trataremos de que la crisis se note lo menos posible".

Comentá la nota