Llegaron radares para el control del tráfico aéreo en la caliente frontera misionera

El ejército del aire del reino español otorgó el equipamiento que servirá para mejorar el control del espacio aéreo argentino. Entregaron tres unidades, que operarán en las provincias de Misiones, Formosa, Chaco, Corrientes y norte de Santa Fe. El Centro de Operaciones Aeroespaciales procesará la información donde se detecta e identifica a todos los aviones.
En el oeste misionero estará cubierto por uno de los radares españoles que recibió el Centro de Vigilancia y Control Aeroespacial, unidad de radares de la Fuerza Aérea Argentina, ubicado en la localidad de Merlo. Las unidades militares FPS-113 y FPS-90 fueron otorgados por el Ejército del Aire del Reino de España.

De acuerdo a fuentes de la Fuerza Aérea, estos radares serán utilizados por los operadores de radar del Centro de Vigilancia y Control, y cumplirán un papel de vital importancia en las distintas operaciones, principalmente, en el desarrollo de la operación Pulqui.

Para ello se comenzaron a realizarse distintas obras de infraestructura en la zona del Aeropuerto de Resistencia, a fin de poder albergar a estos nuevos radares y al personal que los operarán y que se encargará de su mantenimiento.

Instalando un radar de estas características en la ciudad de Resistencia, se encontraría dentro la cobertura del radar, la zona de las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, norte de Santa Fe, el oeste de Misiones y la zona limítrofe con la República del Paraguay.

El radar FPS-113 es de características 2D y brinda información de azimuth (radial donde se encuentra la aeronave) y de distancia. Su función se complementa con el radar FPS-90, que posee una cobertura de 200 millas náuticas, y provee datos sobre la altura.

El Operativo Pulqui comenzó a desarrollarse en 2004 y tiene como principal objetivo garantizar la plena y eficiente vigilancia y control del espacio aéreo en el territorio argentino.

Para esto, se ha instalado el Centro de Operaciones Aeroespaciales (C.O.Ae.) integrado por: la Zona de Defensa Noreste, que posee radares militares AN/TPS 43 E Westinghouse en los aeródromos de Resistencia y Posadas; la Zona de Vigilancia Aérea Centro, que envía información de tránsito aéreo de Ezeiza, Paraná, Mar del Plata, Mendoza, y Córdoba; y el Sector de Vigilancia Aérea Sur que provee la señal del radar militar AN/TPS 43 E. Toda esta información se procesa en el COAe, donde se detecta e identifica a todos los aviones y, a partir de allí, se planifican las operaciones aéreas que permiten realizar las interceptaciones de las aeronaves denominadas Tránsito Aéreo Irregular, que ingresan o egresan del país de manera ilegal, transportando en su mayoría narcóticos y mercadería de contrabando. Para realizar este tipo de interceptaciones, el Centro de Operaciones Aeroespaciales posee aeronaves de caza interceptora, ubicadas en los aeródromos de Resistencia y Posadas.

Comentá la nota