Llegaron patrullas y motos para la Policía de Luján

Los siete móviles entregados el jueves en Chivilcoy fueron presentados este lunes durante un acto frente a la Municipalidad. También se hizo efectiva la entrega de doce motos de baja cilindrada. Asistió el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli.
El anuncio que semanas atrás hizo el jefe de la Departamental Mercedes, comisionado Guillermo Britos, se fue concretando por etapas. Durante una ceremonia realizada en Chivilcoy el jueves último se entregaron móviles policiales para los distritos de la región. Finalmente este lunes y con otro acto oficial en la puerta de la Municipalidad que contó con la presencia del ministro de Seguridad de la Provincia, Carlos Stornelli, llegaron las siete patrullas y las doce motos para reforzar la seguridad en el partido de Luján.

Se trata de autos marca Chevrolet modelo Astra y motocicletas de 100 cc. de cilindrada similares a las que utilizan habitualmente los delincuentes juveniles, asaltantes de comercios, arrebatadores y tristemente célebres “motochorros”. Con este tipo de rodado, la Policía estima poder dar una respuesta más rápida, ágil y efectiva ante la comisión de ilícitos que genera fuerte preocupación en la población.

Las flamantes unidades se suman a los cinco Chevrolet modelo Corsa recibidos en febrero. Resta saber ahora si hay suficiente personal policial para ocupar las nuevas patrullas.

Tres de los Astra prestarán servicio para la Comisaría Luján Primera, uno irá al Destacamento Estación, uno para la Distrital, uno para el Destacamento de la localidad de Pueblo Nuevo y el restante para el Puesto de Vigilancia de Open Door.

En una tarde pesada y húmeda, el acto anunciado para las 14.30 comenzó con una hora de retraso y concitó la atención de un puñado de vecinos, funcionarios y allegados a la gestión Rosso que aplaudieron a la sombra tanto al ministro como a la intendenta. Ambos hablaron en el mismo lugar donde cinco días antes un grupo de ciudadanos manifestó su malestar contra las autoridades municipales y provinciales ante la falta de seguridad.

Además de Stornelli, estuvieron presentes el subsecretario de Seguridad, Carlos Stagnaro, el superintendente general de Policía, Juan Carlos Paggi, la plana mayor de la Policía Departamental, Distrital y de las reparticiones locales y autoridades políticas de la comuna.

Como en todo acto de estas características, no faltó el himno nacional, los saludos reverenciales entre camaradas de la fuerza, la formación marcial y simétrica a prueba de altas temperaturas y un sacerdote policial implorando a San Miguel Arcángel que bendiga los móviles, al personal asignado y proteja a sus ocupantes de todo peligro. La orquesta policial, por su parte, tuvo a su cargo la banda sonora del acto y hasta se despachó con un tema incidental que acompañó una oración del cura capellán de la Departamental.

Hubo un minuto de silencio en homenaje a los policías caídos en servicio y en especial se recordó al teniente Omar Villalba, asesinado por delincuentes este fin de semana en La Plata.

OPORTUNISMO POLÍTICO

Tras la entrega simbólica de las llaves de las unidades, fue el turno de los discursos. La intendenta Graciela Rosso agradeció la visita del ministro, a quien definió como “un amigo de Luján”, al tiempo que tuvo conceptos similares con el subsecretario Stagnaro. Aseguró que las autoridades del Ministerio de Seguridad y policiales “están trabajando con nosotros desde el primer día que hemos asumido para poder brindar la seguridad que Luján necesita”.

En tanto, deslindó responsabilidades de la Policía y del poder político por la inseguridad. “Indudablemente, la fuerza policial tiene que tener los elementos necesarios para poder trabajar adecuadamente ante una problemática que día a día nos conmueve, nos preocupa y nos ocupa. Venimos trabajando con los vecinos y la fuerza policial en la prevención del delito pero también todos sabemos que es necesario que trabajemos con políticas que nos permitan vivir en una ciudad y en un país con igualdad de oportunidades. (...) También sabemos que el Poder Judicial tiene mucho que ver en todo esto. Quizás, lo que nos falta es articular aún más con el Poder Judicial para que el tema de la seguridad no sea sólo una problemática que tengan que resolver algunos sino entre todos”.

A poco más de tres meses de los comicios adelantados (aún la ley no ha sido aprobada en el Senado), el ministro Stornelli indicó para la ocasión que la entrega de los móviles “no es obra de oportunismo electoral como hacen algunos” sino que es “obra de un trabajo programado” con el gobernador Daniel Scioli desde “antes de comenzar la gestión”. Sin embargo, omitió decir que en 2008 la Policía local no recibió de parte de la Provincia prácticamente ni una tuerca. Pese a esto, Stornelli aseveró que la entrega de móviles forma parte de “un trabajo programado”.

“Mientras otras gestiones se ocupaban de otros temas, el gobernador Scioli como nadie se ha preocupado y ocupado de la seguridad, de su Policía y de la gente”, se despachó el ministro.

Al personal policial que tendrá a su cargo el manejo de las nuevas unidades, Stornelli le pidió que cuiden el material rodante. “Hemos iniciado un plan de control con lo cual va a resultar más difícil no mantenerlos. Están asegurados contra todo riesgo”, dijo. Esto implica también que los vehículos cuenten con blindaje, según luego señalaría a la prensa.

El ministro, por último, alentó al personal y se comprometió a regresar “más seguido entregando las herramientas de trabajo que nunca debieron faltar”. Luego, como en la mítica 24 horas de Le Mans, los conductores subieron a los bólidos estacionados a 45 grados, pusieron los motores en marcha y partieron pero a baja velocidad por San Martín, formando una caravana ideal para un desfile. La banda, de fondo, como telón, tocó una melodía acorde.

En espera

Finalizado el acto, el ministro Stornelli y la intendenta Rosso se dirigieron a la plaza Colón donde estaba un grupo de vecinos, concejales (Iris Bustos, Ariel Notta y Rubén Riccardo) y funcionarios. El titular de la cartera de Seguridad mantuvo un breve diálogo y aprovechó para comentar que la implementación de las motos de baja cilindrada es una “innovación” en la Policía porque hará que “el vigilante que antes andaba a pie tenga mucha más agilidad y velocidad”.

Una vecina preguntó por una cuestión medular que hoy atraviesa la fuerza: la falta de personal. El ministro respondió que el egreso de cadetes tendrá como prioridad el conurbano “donde están peor con relación a la cantidad de efectivos, pero dentro de pocos meses hay otro egreso y van a ir al interior. Hay lugares en el gran Buenos Aires donde no llega a haber un policía por cada 1.000 habitantes”, dijo.

Comentá la nota