Llegaron y pasaron la revisión Técnica 26 micros de la nueva empresa

Son 15 unidades nuevas y 11 que tienen entre dos y tres años de antigüedad. Vienen equipados con GPS y con máquinas que emitirán los boletos. También trajeron personal de administración, taller y tráfico.
Quince colectivos 0 kilómetro marca “Agrale” y once ómnibus “Mercedes Benz”, modelos 2005 y 2006, son los que descansan en el galpón que supieron utilizar las empresas de transporte “El Fifí” y “Autotransporte San Luis”. Las 26 unidades que están en San Luis cumplieron con la formalidad de pasar por la revisión técnica municipal y ya están listas para empezar a circular en la ciudad desde el jueves.

“Siempre es importante que los coches estén con antelación porque da seguridad al Municipio y también a los usuarios. Los 26 auditados están en muy buenas condiciones”, consideró el secretario de Transporte municipal, Guillermo Godoy.

El pedido comunal para que los micros estén antes del 1º de enero tendrá dos respuestas de la UTE integrada por Autobuses Santa Fe SRL y Recreo SRL: mañana arribarán otras 12 y el martes a la mañana estarán en la capital la docena restante con lo que se completará la flota de 50 colectivos comprometidos, según adelantó una de las autoridades de la firma y miembro de la comisión directiva de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP), Gerardo Ingaramo.

Ingaramo anticipó que los 24 que arribarán serán unidades usadas, pero con mínima antigüedad. Aunque no pudo precisar qué modelos llegarían, aseguró que se adaptarán a la oferta que le permitió ganar la compulsa y quedarse con el permiso precario del urbano por un año. Es decir, corresponderán a vehículos patentados entre 2004 y 2006. “Que todo el parque tenga pocos años de uso es muy importante dentro del contexto nacional”, jerarquizó el directivo en comunicación telefónica con este matutino.

Desde la UTE santafesina destacaron el gesto de que la mayoría de los ómnibus pisará suelo puntano antes de que se haya suscripto el contrato con la Intendencia, ahora pautado para el lunes.

¿Por qué se demoró la firma del contrato?, preguntó El Diario de la República. “Siempre hay que tomarse el tiempo razonable para analizar la documentación aunque también conspiraron los días inhábiles (desde el miércoles no hay actividad en el Municipio)”, respondió Godoy sobre una rúbrica que primero había sido programada para comienzos de semana.

El funcionario dijo que además de evaluar el estado mecánico y de limpieza de los autobuses visitaron el predio que servirá de sede, ubicado en avenida Centenario al 250. Allí detectaron algunos puntos que la UTE debe mejorar, como las medidas de provisión de combustible y cuestiones de seguridad, que denotan el paso del tiempo y varios años de abandono.

Boleto “electrónico”

Con la carrocería dividida en dos colores (de la mitad para arriba blanco y de la mitad para abajo amarillo), los micros que están en San Luis aún no cuentan con la identificación de la empresa en sus laterales.

Tal como se había anunciado, todas están equipadas con el sistema de seguimiento satelital -GPS- y con un sistema de cobro inicial en el que el chofer recibirá el pago del boleto y una máquina emitirá el ticket, que contendrá varios datos como la hora, el número de interno del vehículo y hasta el nombre del conductor.

Con el correr de los días se empezará a aplicar el modo de pago con tarjeta sin contacto, que a partir de mayo se convertiría en el medio excluyente. “Vamos a ir implementando el sistema de a poco, como prueba, tal como lo hicimos y lo hacemos hoy en Carlos Paz”, puntualizó Ingaramo.

Los coches cuentan con motores Euro II y Euro III que prometen no emitir gases contaminantes. Pese a que el parque automotor está compuesto por dos marcas, la capacidad de pasajeros sentados es uniforme: todos tienen 32 asientos y según el directivo santafesino pueden transportar hasta 100 personas.

Junto a las 26 unidades la UTE mandó personal de administración, taller y tráfico, área que tendrá a su cargo el diagrama de horarios y servicios, y el control de las frecuencias. Mientras ya piensan en que hay que rediseñar los recorridos para ofrecerle al usuario un servicio más directo de los barrios al centro, los directivos santafesinos hacen cuentas y aseguran que el tiempo de espera en las paradas entre micro y micro no puede superar los 10 minutos.

Comentá la nota