Llegaron a más de 340 los evacuados en la ciudad

Llegaron a más de 340 los evacuados en la ciudad
Por la creciente del río Uruguay se llevaban evacuadas hasta ayer 343 personas, estableciéndose como la zona más afectada el barrio Cantera 25. Estas familias están siendo alojadas en el refugio ubicado detrás del club Lanús, el albergue para deportistas y el Centro Integrador Comunitario. Funcionarios municipales y de Defensa Civil asistieron durante todo el día a los afectados que debieron ser retiradas de sus hogares en barrios Cantera 25, San Isidro y Puente de Fierro.
Por la creciente del río Uruguay se llevaban evacuadas hasta ayer 343 personas, estableciéndose como la zona más afectada el barrio Cantera 25. Estas familias están siendo alojadas en el refugio ubicado detrás del club Lanús, el albergue para deportistas y el Centro Integrador Comunitario.

Funcionarios municipales y de Defensa Civil asistieron durante todo el día a los afectados que debieron ser retiradas de sus hogares en barrios Cantera 25, San Isidro y Puente de Fierro. Durante las recorridas se brinda control sanitario y la asistencia necesaria, con la entrega de ayuda que, en parte se recibió de la Provincia. Vale destacar la labor de las fuerzas de seguridad que vigilan la zona y de la Policía que recorre los lugares para brindar tranquilidad.

Abandaron la isla

La inundación es sufrida también por los comerciantes que tienen sus negocios en la ribera y los isleños. Ayer, al mediodía, un matrimonio, que había llegado desde la Isla del Puerto, apilaba en un auto, estacionado a escasos metros del club Regatas, los elementos que pudo trasladar en botes desde su rancho. "Nos tuvimos que venir por el rápido avance del río, ya que el agua llegó hasta arriba, donde uno duerme, y empezó a malograr algunos muebles. Por eso quisimos resguardar lo poco que nos queda", afirmó el hombre que admitió dedicarse a la pesca. La pareja negó haber recibido ayuda o asistencia externa. "Lamentablemente debemos autoevaluarnos solos", dijo el jefe de la familia, mientras ataba los colchones ubicados en el portaequipaje de un vehículo". Por su parte, con botas para la lluvia, la responsable del kiosco-parrilla, situado frente a la zona de amarre de Regatas, retiró las heladeras y los artefactos eléctricos, entre elementos del interior del local. "Esta es la tercera vez en 17 años que nos toca vivir una inundación como ésta", indicó la mujer para añadir que no sabe qué ocurrirá de ahora en adelante y si podrá retornar en breve a su negocio.

Paso restringido

En virtud de la creciente del río Uruguay, la Municipalidad de Colón, por sugerencias de la Dirección Provincial de Vialidad, comenzó a restringir el paso de tránsito pesado sobre el puente del arroyo Artalaz. Se trata de uno de los enlaces que está sobre la vía que une esa ciudad con la de San José. Según se informó, en "San José se trabaja desviando los vehículos que, para llegar hasta Colón, deben tomar un camino alternativo, por calle Entre Ríos hasta la ruta 135"

Comentá la nota