Llegaron brigadistas y equipos desde Nación para combatir los incendios forestales

El fuerte viento que imperó a lo largo del domingo complicó la tarea de las cuadrillas de bomberos y brigadistas en los bosques del corazón de la isla, donde el fuego se ha tornado prácticamente incontrolable. Los frentes alcanzan varios kilómetros y han afectado más de 700 hectáreas en los sectores de la Correntina, el río Valdéz y Aguas Blancas. Ayer por la tarde arribaron brigadistas y equipos junto al secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Homero Máximo Bibiloni, quien ya se constituyó en el comando de incidentes en la comuna de Tolhuin.
Continúa la denodada lucha de las cuadrillas y unidades de emergencia en el centro de la provincia contra las llamas, que han tenido en el fuerte viento dominical un aliado para continuar agudizando la crisis que se vive en toda la provincia.

Ayer los focos que se produjeron en la zona de las termas y en Kosovo fueron controlados, pero el saldo no resulta para nada alentador al tomar en cuenta que las ráfagas que alcanzaron los 70 km. por hora ayudaron a que las llamas se continúen propagando en el incendio principal en la zona de La Correntina, en Aguas Blancas y el río Valdéz, donde se estima que ya hay un total de 700 hectáreas afectadas en total.

El secretario de Desarrollo Sustentable y Ambiente de la provincia, Nicolás Lucas, graficó la situación: «es complicado y difícil, si recuerdan había tres zonas principales de afectación; una por el Lago Yehuin que ya está controlada en principio aunque no extinta; luego la zona del río Valdez y las termas, donde se produce una situación mixta ya que en un sector es muy complicada y otra menos; y luego está toda la franja que corre como eje por la ruta 23, que va desde Tolhuin hacia el este, y allí la situación es difícil porque el fuego se ha desperdigado y hay una gran lengua que avanza y tenemos una multiplicidad de focos, entonces la llegada de esta asistencia de Nación es muy importante».

Hasta ayer siete autobombas y una veintena de vehículos oficiales con más de 70 hombres, trabajaban en toda la zona de los incendios, a los que se sumarán con el correr de las horas más de 30 brigadistas llegados a través de Nación, desde la zona de Bariloche y la ciudad de Río Gallegos, quienes ayer arribaron vía aérea con equipos especiales para trabajar en este tipo de siniestros.

Investigarán el origen del fuego

El secretario Nicolás Lucas desmintió una evacuación masiva en la zona de los siniestros, asegurando que «en las zonas rurales hubo evacuados, entre 40 y 60, que son personas que trabajan en los aserraderos y estancias aledañas, es decir todo el sector de la ruta 23 fue evacuado por una medida de prudencia».

Asimismo descartó la pérdida de ganado o propiedades particulares por el momento; confirmando por otra parte que se interpuso una denuncia judicial para investigar el posible origen de estos focos de incendio.

«Los focos son separados, inclusive el que se declaró en Laguna Negra posiblemente haya sido un evento separado también, y ya desde el primer día radicamos la denuncia para que se investigue bien pero en este momento estamos abocados al control y extinción de los incendios y una vez que hayamos logrado eso profundizaremos en la investigación», manifestó Lucas.

Finalmente, el funcionario provincial graficó la importancia del siniestro que «es uno de los incendios más importantes de la isla en los últimos 30 años, por lo menos».

Hasta ayer siete autobombas y una veintena de vehículos oficiales con más de 70 hombres trabajaban en toda la zona de los incendios, a los que se sumarán con el correr de las horas más de 30 brigadistas llegados a través de Nación, desde la zona de Bariloche y la ciudad de Río Gallegos, quienes ayer arribaron vía aérea con equipos especiales para trabajar en este tipo de siniestros.

Comentá la nota