Llegaron $2.000.000 para equipar nuevos hospitales alejados.

Son los de Pocito y Sarmiento, que se renovarán por completo. Con la nueva tecnología, prestarán más servicios.
El gobierno logró conseguir en la Nación los 2 millones de pesos que necesitaba para comprar el equipamiento que instalará en los nuevos hospitales de Sarmiento y Pocito, dos de los nosocomios alejados más importantes de la provincia que hoy están en proceso de construcción. Los dos podrán ahora brindar más prestaciones, lo que permitirá descomprimir la demanda en los hospitales más grandes de la ciudad.

El desembolso de los 2 millones de pesos se conoció ayer, en la inauguración de un centro de salud en la ciudad (Ver foto). "Ya tenemos la plata y vamos a comprar los equipos ahora, porque los precios van a subir si dejamos pasar el tiempo", aseguró el ministro de Salud, Oscar Balverdi.

El equipamiento de salud para los nuevos hospitales de Sarmiento y Pocito era una cuestión pendiente. Inicialmente estaba previsto trasladar allí parte de los equipos que se desocuparán en el Hospital Rawson -contará con tecnología nueva-, pero con el aporte que hizo la Nación ya no hará falta. El dinero que llegó, que era una promesa kirchnerista, irá destinado exclusivamente a renovar la aparatología de los dos nosocomios y a comprar equipos que hacen falta para prestar nuevos servicios.

Según Balverdi, tanto en Sarmiento como en Pocito, ahora se podrán hacer mamografías y estudios radiológicos -radiografía de columna- que antes eran imposibles. Además, habrá centros de rehabilitación y equipamiento nuevo para sumar análisis a los laboratorios. Por eso, en el gobierno aseguran que cumplirán con un objetivo que se habían impuesto en materia de salud: que los pacientes de departamentos alejados no tengan la necesidad de estar viajando constantemente al centro para hacerse prácticas médicas relativamente poco complejas y de esta forma, descomprimir al Hospital Rawson y al Marcial Quiroga.

Los hospitales de Pocito y Sarmiento serán hechos a nuevo, debido a sus malas condiciones edilicias y a que se habían convertido en obsoletos para atender las demandas de la comunidades de esos departamentos. El más avanzado es el de Sarmiento, llamado Ventura Lloveras, en donde la empresa adjudicataria ya está trabajando con la obligación de tener lista la obra en agosto de 2010, según le impone el contrato que firmó con el gobierno.

Por el de Pocito, que se llama Federico Cantoni, el gobierno provincial está trabajando actualmente en la expropiación del terreno donde estará ubicado, sobre calle Mendoza, entre 10 y 11. El cálculo oficial es que el proceso estará terminado entre este mes y el que viene, para de inmediato llamar a licitación por la obra.

Comentá la nota