Llegaría a US$ 850.000 millones el plan Obama

Lo admitieron ayer sus asesores económicos
WASHINGTON.- Para enfrentar la recesión que ya se está sintiendo en la economía norteamericana, el presidente electo Barack Obama lanzará un plan de estímulo económico con una inversión de fondos públicos que ascendería a los 850.000 millones de dólares en dos años, según informaron ayer sus asesores económicos.

Por otra parte, el mandatario electo completó ayer su equipo económico con la designación de tres funcionarios: Gary Gensler, que encabezará la Comisión de Contratación de Materias Primas a Término; Daniel Tarullo, que ocupará un puesto en la junta de la Reserva Federal, y Mary Schapiro, que presidirá la Comisión de Valores y Cambio (SEC, por sus siglas en inglés).

Las designaciones de Gensler, Tarullo y Schapiro, tres economistas conocidos por su experiencia en materia de regulación estatal, fueron anunciadas por Obama en una conferencia de prensa en Chicago.

Obama aprovechó la ocasión para mencionar el caso de Bernard Madoff, el operador bursátil de Wall Street acusado de haber estafado a sus clientes en 50.000 millones de dólares, que sería el fraude más grande de la historia.

"El escándalo nos ha recordado de nuevo cuán necesarias son las reformas", dijo. El nuevo equipo implementará reglas para "atacar la cultura de la codicia", añadió.

Los reguladores actuales "se han dormido al volante", dijo Obama, y destacó que "muchos estadounidenses están frustrados porque no ha habido mucha supervisión adulta".

En cuanto al gigantesco plan, los asesores de Obama advirtieron ayer que el costo que tendrá para los contribuyentes no está completamente definido, aunque destacaron que varios economistas recomendaron que el paquete sea de 850.000 millones de dólares o que incluso supere esa cifra. Por su tamaño, rivalizaría con las drásticas medidas tomadas por el gobierno norteamericano durante la Gran Depresión de los 30.

El dinero será destinado mayormente a obras públicas y otros proyectos de infraestructura, y contendrá ciertas exenciones fiscales dirigidas a la clase media y baja.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que esperaba recibir el plan a principios de 2009 para que fuera aprobado por el Congreso poco después de la asunción del mandatario.

Comentá la nota