Llegan subsidios para aliviar al transporte

Después de semanas de espera, el lunes pasado se acreditaron los subsidios nacionales al transporte urbano de pasajeros de Rosario, fondos clave para compensar el pago por parte de las empresas del reciente aumento de sueldos a los choferes de ómnibus. Si bien la asistencia económica no cubre el 100 por ciento de los incrementos acordados, despeja las dudas respecto de un retoque del boleto para achicar las diferencias de costos.
El acuerdo salarial homologado a principios de abril que suscribieron la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap), había fijado el pago de montos no remunerativos de 300 a 400 pesos para todo el personal (retroactivos a enero).

Además, la Secretaría de Transporte de la Nación debía aportar los fondos necesarios para cubrir a las empresas. Sin embargo, la prioridad la tuvo el Area Metropolitana.

Desembolso. Finalmente, la secretaría a cargo de Ricardo Jaime realizó la imputación de 13.580.000 pesos para todas las empresas del interior del país en concepto de "refuerzo de las compensaciones complementarias provinciales", según precisó a La Capital la gerenta general del Ente del Transporte de Rosario (ETR), Mónica Alvarado.

De ese total, Rosario recibió 886 mil pesos, aproximadamente, destinados a solventar el aumento de los sueldos de los conductores agrupados en la UTA.

No obstante, la suma otorgada por Transporte resulta insuficiente para cubrir la totalidad de los incrementos salariales pautados, comprendiendo sólo las "obligaciones emergentes de abril y no las sumas retroactivas", afrontadas con dineros propios de las firmas.

De todos modos, en el Palacio de los Leones confían en el cumplimiento por parte de la Nación de las futuras asignaciones de subsidios destinados a sostener la mejora salarial, que en Rosario significó un sueldo inicial de chofer de 4.400 pesos.

En rigor, los beneficios oxigenan los debilitados números de las concesionarias del sistema urbano, en especial de las municipales Semtur y Mixta.

De hecho, el transporte de la ciudad tiene que recibir este año un aporte extra de 10 millones de pesos en concepto de subsidios nacionales y el resto de la provincia una cantidad similar.

Lo establece un proyecto (ya aprobado por el Congreso) del jefe de los diputados nacionales kirchneristas, Agustín Rossi, que eleva en un 1 por ciento la alícuota sobre el combustible que se distribuye entre los ómnibus del interior.

Aunque funcionarios del área Transporte de la provincia relativizaron en su momento la posibilidad de recaudar esos montos.

Asimismo, la gestión de Miguel Lifschitz logró en marzo la aprobación en el Concejo Municipal del refuerzo extra de 6.800.000 pesos al fondo de subsidios destinado a los colectivos (dinero proveniente de rentas generales).

Comentá la nota