Llegan las primeras facturas de luz con alzas de hasta 357%

Las subas se habían anunciado en octubre; afectan a 750.000 clientes que consumen más de 1000 kW
Diana Menéndez abrió el sobre de la factura de Edesur en su casa, en Monte Grande, y sabía que el monto por pagar para el bimestre noviembre-diciembre iba a ser superior a los anteriores, de acuerdo con la actualización de tarifas anunciada el año pasado por el ministro de Planificación, Julio De Vido. Pero nunca imaginó que el aumento sería del 355 por ciento.

Indignada, hizo un reclamo a la empresa. "La diferencia entre un bimestre y otro es abismal. En octubre pagué 178,57 pesos y ahora tengo que pagar 812,34 por un consumo de 2266 kilovatios/hora", dijo.

Como Menéndez, 750.000 usuarios de Edelap, Edesur y Edenor se sorprendieron en los últimos días, al recibir las facturas de luz del bimestre noviembre-diciembre. En algunos casos, los valores llegaban a cuadruplicarse.

Se trata de subas aplicadas en octubre para el segmento de la generación eléctrica, agravadas en todos los casos por incrementos proporcionales en los impuestos: entre el 33 y el 40% del precio final de una factura corresponde a distintos tributos como el IVA, el fondo para Santa Cruz o diferentes municipios. La medida había sido anunciada el 31 de octubre pasado por De Vido. Eufórico, el ministro dijo ese día que la iniciativa consistía en la eliminación progresiva de unos 807 millones de pesos anuales en subsidios al sector de la generación. Según los cálculos oficiales, ese segmento, el productor de la energía, recibe unos 9000 millones de pesos por año en aportes del Tesoro.

Los afectados son aquellos usuarios domiciliarios con un consumo superior a los 1000 kilovatios/hora por bimestre, es decir, unos 750.000 clientes. De Vido no especificó ese día la magnitud del aumento. "Variarán su impacto en relación con la cantidad de energía consumida", dijo, y ante la consulta de un periodista señaló que oscilarían entre el 30 y el 40 por ciento.

Pero las subas son muy superiores. Y escalonadas: para los usuarios con un consumo de entre 1000 y 1200 kilovatios, el incremento es del 100%; de entre 1200 y 1400 kW, de 185%; de entre 1400 y 2800 kW, del 200%, y de más de 2800 kW, del 357 por ciento.

"Es un tarifazo que vino de golpe -se quejó Daniel Zeltmann, usuario de Edenor-. Habían dicho que subiría cerca del 30 por ciento, pero para nosotros fue del 400 por ciento. Por la misma cantidad de kilovatios consumidos, pagamos 145 pesos el bimestre septiembre- octubre y 609 en enero. El costo del kilovatio pasó de 0,052 a 0,148."

Protesta en Don Torcuato

Zeltmann fue uno de los 500 vecinos que el sábado por la tarde se reunieron en la plaza Aviadores de Malvinas, en Don Torcuato, para protestar por los aumentos.

"Juntamos 400 firmas y resolvimos marchar mañana [por hoy] a las 6 de la tarde hasta el edificio municipal para pedir que el intendente interceda por nosotros. Hay muchos vecinos que no van a poder pagar y les van a cortar el servicio", dijo Jorge Páez, uno de los organizadores.

En algunas empresas señalan al Gobierno como el responsable. Otras prefieren minimizar el impacto. Martín Ancarola, vocero de Edenor, sostuvo: "Este incremento sólo afecta al 8 por ciento de los usuarios de todo el país". Ejecutivos de esa empresa recordaron además la supresión de los premios por ahorro de energía, medida dispuesta por el Gobierno hace seis meses.

En el área de concesión de Edesur, el aumento alcanza al 10% de los clientes residenciales. Son unos 200.000 hogares que recibieron facturas con alzas de hasta el 360%, aunque, en la mayoría de los casos, oscilan entre el 100 y el 150 por ciento. "Hay que tener en cuenta que, en la pirámide, cuanto más alto es el consumo, y, por lo tanto, más alto el incremento, la cantidad de gente afectada es más pequeña", dijeron en la distribuidora.

Las asociaciones de defensa del consumidor ya tomaron cartas en el asunto. Pedro Bussetti, presidente de la asociación Defensa de Consumidores y Usuarios (Deuco), calificó las alzas de "abusivas" y las sumó a las subas en trenes, subtes y colectivos. "Van en sentido contrario a la distribución de la riqueza. En el transporte hay incrementos de hasta 50 por ciento en un año. Ningún salario tuvo en ese período un aumento así", dijo. Bussetti está organizando un petitorio con firmas de clientes en rechazo a los aumentos, que prevé entregarle esta semana a De Vido.

Osvaldo Riopedre, director ejecutivo de la Asociación de Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), también expresó preocupación. "Recibimos más consultas de lo habitual -dijo-. En la mayoría de los casos, los aumentos no se debían a un error de facturación, sino a un salto en el segmento de consumo."

Comentá la nota