¿Por qué no llegan los helicópteros?

Hace más de un año que el Aero Club Luján cerró un acuerdo con la Policía Bonaerense y cedió espacios para la instalación de una patrullera aérea. Se aprobaron los planos, pero resta la decisión política.
Después de meses de esperar en vano que se ponga en marcha la propuesta, desde el Concejo se acordó la sanción de una resolución mediante la cual se solicita a las autoridades municipales y provinciales –en particular a estas últimas- que reactiven un expediente que aportaría un grano de arena a la seguridad zonal.

En ese documento consta un acuerdo sellado entre el Aero Club Luján y las autoridades del Ministerio de Seguridad Bonaerense para instalar en el predio de la institución local todos los inmuebles necesarios para la estadía permanente de dos helicópteros policiales.

En principio, el acuerdo contempla la llegada de una de esas naves, pero con proyección a instalar dos helicópteros, un galpón para reparaciones y apoyo, un espacio para el almacenamiento de combustible y el helipuerto, entre otras obras.

“Esto se comenzó a gestar hace tiempo y desde el Aero Club siempre se manifestó la intención de ayudar en todo lo necesario. Es más, se cedió un espacio sobre uno de los laterales del club, pero existía la posibilidad de ceder más lugar”, le contó a este medio el concejal del bloque Reafirmación Peronista y dirigente histórico del Aero Club, Carlos Frascaroli.

Detrás del pedido aprobado por el Concejo de manera unánime, existen meses y meses de trabajo para resolver todos los detalles de la cesión del terreno. Frascaroli destaca que “hasta los planos están aprobados”.

La propuesta tenía un argumento irrefutable: con la presencia de estos helicópteros (o al menos de uno), la Policía Bonaerense se asegura la posibilidad de rastrillaje para casos de escape, justamente en un sitio como Luján, donde se da un nudo de rutas.

Con este equipamiento, los agentes podrían trabajar de manera efectiva en casos de piratería del asfalto; de robo con huidas a través de los caminos rurales, y hasta en patrullajes nocturnos. Y extender el servicio a ciudades como Mercedes, San Andrés de Giles, Exaltación de la Cruz, Navarro y General Rodríguez, entre otras.

Frascaroli comentó que esas naves cuentan con iluminación que permite detectar a los delincuentes en el momento de huir, pero también suelen tener sensores que detectan el calor humano. Y además, entusiasmado con la posibilidad, el edil recordó que “durante el tiempo que un helicóptero estuvo apostado frente al destacamento de la Policía Caminera, en el cruce de la ruta 5 y el acceso a Gaona, se resolvieron muchos casos que de otro modo hubiesen resultado imposibles”.

Todo está en orden para la puesta en marcha de ese plan. Falta la voluntad política del gobierno provincial.

Comentá la nota