Llegan facturas de gas y luz destacando subsidio

Los consumidores conocerán lo que debieron haber pagado sin subvención del Estado
El público empezó a recibir desde esta semana las nuevas facturas de gas y electricidad con la leyenda en rojo que indica «Consumo con subsidio del Estado nacional». El nuevo modelo de factura se utiliza en las distribuidoras eléctricas Edenor, Edesur y Edelap y en todas las gasíferas del país, porque en ambos casos se trata de empresas que están bajo jurisdicción del Estado nacional.

En el caso de la electricidad, la leyenda correrá para todos los usuarios, incluso los de menores consumos, no sólo los que consumen más de 1.000 kilovatios por bimestre, que son los que están alcanzados por los aumentos de hasta el 380% en el precio de la energía.

La factura incluirá el cargo variable sin subsidio que se hubiera debido pagar por la cantidad de kilovatios consumidos. Un rubro de «Subsidio al cliente» que resta al cargo anterior la bonificación que se realiza, los demás componentes de la tarifa y por último, antes de impuestos, subtotal por servicio eléctrico sin subsidio y subtotal con subsidio.

Además, hasta octubre, los usuarios recibirán un folleto con lo que hubieran gastado por su consumo en caso de vivir en San Pablo, Montevideo, Santiago de Chile, Santa Fe y Córdoba. En un mes aproximadamente, las distribuidoras eléctricas incluirán un «banner» directamente en la factura con los valores calculados según los cuadros tarifarios en cada lugar mencionado.

En el caso del gas, la leyenda en rojo que cruza la factura será recibida por los usuarios con consumos superiores a 1.500 metros cúbicos anuales durante los meses de invierno y 1.000 metros cúbicos anuales en el resto del año (este límite varía en provincias cordilleranas y patagónicas). Son los consumidores que debieron haber abonado el cargo adicional para pagar importaciones que se creó por el Decreto 2.067 y que se bonificó en un 100% para junio-julio y en un 70% para agosto-setiembre.

El folleto explicativo incluye lo que hubiera gastado el consumidor por la misma cantidad de gas en el bimestre en San Pablo, Montevideo y Santiago de Chile, y en el caso de no tener gas por red y haber realizado el mismo consumo con garrafa. Igual que las eléctricas, las empresas de gas incorporarán a partir de octubre la misma información en un «banner» nuevo dentro de la misma factura.

Durante esta semana, el público recibió en la mayoría de los casos un documento de pago por las facturas recibidas alrededor del 12 de agosto, cuando se anunciaron las bonificaciones para el período invernal y que no se habían abonado. Por razones impositivas, las empresas no emitirán nuevas facturas, sino documentos en los que se incluyen los descuentos decididos por el Gobierno. Recién a partir de la semana próxima empezarían a llegarle al público facturas nuevas con consumos de julio y agosto, y reintegros por lo que pagaron de más en el bimestre anterior.

La intención del cartel rojo y bien llamativo, y de las comparaciones en las facturas es que el público tome conciencia del desequilibrio actual en las tarifas. Este obedece en realidad a una política que durante más de seis años prefirió mantener las tarifas congeladas antes que aplicar ajustes graduales y que benefició, en el caso eléctrico, a la población del Área Metropolitana Buenos Aires, ya que en el interior hubo varias adecuaciones.

Por otra parte, la confrontación con lo que ocurre en otros países tiene poca validez. En Chile y en Uruguay no hay producción de gas, y en Brasil la mayor parte de la demanda se cubre con importaciones desde Bolivia. La comparación también se distorsiona por la diferente relación de cada moneda local con el dólar y por los niveles de ingresos de los sectores medios en los países vecinos.

Comentá la nota