Llegan dirigentes de los “dragones” para buscar una salida al conflicto

Más allá de las roturas y destrozos que se produjeron en el primer día de toma del gremio de la UOCRA, que denunció el secretario general Ricardo Cheuquepal, y que luego fue reconocido por los grupos disidentes de los trabajadores de la UOCRA y de los "dragones"", el panorama se visualizó normal durante la jornada de ayer, mientras en Buenos Aires seguían las negociaciones para buscar una solución a este conflicto.
Lo más destacado de la calma mañana fue la llegada de una mujer frente al gremio, en forma sorpresiva, portando un cartel y reclamando que "se vayan todos del gremio"" porque asegura que no defendían a los trabajadores; mientras, el panorama se vislumbró cauto hasta que pasadas las 14.30 surgieron novedades desde Capital Federal indicando que los dirigentes de los "dragones"" que se encontraban en Buenos Aires llegarían a la ciudad anoche y empezarían a negociar una salida al conflicto.

Por su parte se mencionó desde el grupo de disidentes que en Rawson, autoridades laborales también realizaron contactos para buscar una concertación en busca de consensos.

Mientras que el delegado del Ministerio de Trabajo de la Nación, Ricardo Cerezo, dio su aporte al conflicto y estaría buscando los canales legales para enviar a un intermediario, que intervenga para que se abra una mesa de diálogo con la misión de lograr una salida a este panorama de conflicto interno.

Por último, hubo un pedido de dos fiscales locales para que la situación de la toma se flexibilice y que se permita la circulación vehicular por dicha zona, para no crear mayor caos, situación que fue aceptada por el grupo de trabajadores que se encuentran frente a la sede de la UOCRA.

En concreto, el panorama es claro para el grupo de trabajadores de la UOCRA y de los "dragones"" que aseguran que no habrá marcha atrás en su postura y esperarán la presencia de los máximos dirigentes de los "dragones"" en la ciudad para definir este conflicto, posiblemente con un futuro llamado a elecciones.

Finalmente, los dirigentes del grupo que se mantiene en las instalaciones de la UOCRA expresaron sus disculpas a los vecinos y comercios de las cercanías de la sede gremial por los inconvenientes que pudieran causar con la movilización que esperan concluir en las próximas horas.

Entre acusaciones y desconfianzas cruzadas:

Las partes coinciden en que el llamado a elecciones descomprimirá la situación

La sede de la UOCRA continuaba ocupada a la noche de ayer, en un escenario en el que las partes en pugna esperaban definiciones judiciales, electorales y políticas para destrabar el conflicto que se desató cuando, molestos por la conducción, trabajadores de la construcción tomaron el local de la calle Rawson y Saavedra en la mañana del jueves.

Al margen de las declaraciones y las denuncias cruzadas (ver aparte) en la comunidad también existía el temor de que el desalojo de la entidad sea salvaje a partir de la reacción de los delegados que responden al titular interino de la seccional, Ricardo Cheuquepal, que ayer públicamente descartó que eso suceda.

Dickanson: "Que siga tomando mate y llame a elecciones"

Los dragones volvieron a manifestarse en apoyo a la ocupación en ruta 3 y 26, donde en las primeras horas del día realizaron piquetes para frenar el ingreso de trabajadores de la construcción a yacimientos, y en el reclamo por los medios para que el llamado a elecciones sea "efectivo, rápido y con todas las garantías del caso".

"Lo que buscamos es que la convocatoria no se demore y que el proceso sea claro y sin maniobras. Estamos trabajando en eso, porque el protagonismo y la ocupación de la sede ya está, ahora hay que buscar las soluciones", indicó Guido Dickanson.

En ese contexto, el referente de los dragones pidió que el ministerio de Trabajo de Nación tome cartas en el asunto y dé las garantías que, en primera instancia, motivarían el levantamiento de la ocupación de la sede sindical y la realización de las elecciones.

Dickanson también le pidió irónicamente, y en base a sus declaraciones de ayer, a Ricardo Cheuquepal "que siga tranquilo, tomando mate, porque ni bien tengamos los papeles que respalden el llamado a elecciones, se levanta la toma".

Finalmente, el trabajador de la construcción adelantó que del bolsillo de los propios ocupantes se pagarán los daños y roturas que se podrían haber producido en la toma.

"Si hay que pagar algún vidrio, u otra cosa que se rompió, lo vamos a hacer. Todo está en camino de arreglarse, el único que puede empeorar la cosa es Cheuquepal si es que manda su gente a la sede", expresó.

Cheuquepal: "Tenemos que tomar esto como unas breves vacaciones"

El intento de recuperar la sede por la fuerza fue descartado por el propio delegado a cargo, quien se mostró confiado en la actuación de la Justicia para "que esto pueda resolverse rápidamente".

"Estoy conteniendo a la gente que quiere ir a tomar la sede, porque no vamos a caer en el juego de los dragones, que no tienen códigos, hacen lo que hacen y luego nos acusan a nosotros de patoteros y matones", completó.

En el mismo tono y luego de insistir en la necesaria actuación de la Justicia y reiterar que por estas horas recibió el apoyo de pares sindicales y dirigentes políticos, Cheuquepal dijo que, en vista a la ocupación, "le digo a los muchachos que hay que tomar esto como unas vacaciones. Vamos a esperar hasta el lunes, y mientras tanto descansamos", destacó.

En lo que sí coincidió Cheuquepal con los dragones y los ocupantes es en el hecho de que la situación se destrabará con el llamado a elecciones. "Teníamos 6 meses más como delegados, pero ellos prefirieron tomar la sede. Se va a convocar para la renovación de la conducción, que seguramente vamos a ganar con comodidad", concluyó.

Una mujer clamó para que se vayan todos

Una mujer cuyo esposo trabaja en la construcción y que no percibe lo suficiente en cuanto a salario para mantener a su familia, apareció sorpresivamente frente al gremio de la UOCRA clamando para que se vayan todos los dirigentes que conduce Ricardo Cheuquepal, mostrando un cartel de repudio y pidiendo que todas las mujeres la acompañen.

En su arenga señaló a este medio María Jaque que "nosotros estamos en la construcción. Mi esposo tiene más de 50 años y seguimos con sueldos de hambre, porque te pagan 8,94 la hora el ayudante y esto no va ni para atrás ni para adelante, y díganos como vamos a vivir con 1.000 pesos por quincena. Pagamos todos los servicios y alquiler… no podemos vivir con esa plata"".

Luego habló de la enfermedad de un hijo, problemas en la vista, y que "el gremio no me dio la ayuda necesaria y cuando vamos al gremio a pedir una ayuda porque no nos alcanza, un bolsón de alimentos y útiles para los chicos no nos ayudan. Vivimos re mal y estos dirigentes se están riendo de la gente, así que pedimos un cambio total y que se tenga en cuenta la situación de los trabajadores de la UOCRA"", sentenció la mujer.

Se despegó de la ocupación de la sede de la UOCRA y acusó al delegado de apretar a las empresas a través de la subsecretaría de Trabajo:

Fernández pidió rinoscopía para Cheuquepal y sus colaboradores

El ex trabajador de la construcción Darío Fernández aseguró ayer que no tiene nada que ver con la ocupación de la sede de la UOCRA, como denunció el titular del gremio Ricardo Cheuquepal, a quien acusó de utilizar el sindicato para "negocios y lograr un enriquecimiento personal".

En diálogo con Crónica, Fernández adelantó que esperará hasta el lunes para saber si Cheuquepal se retracta de sus declaraciones, en las que también lo vinculó al consumo de droga. "Si no lo hace, le vamos a enviar una carta documento e iremos a la Justicia", advirtió.

Fernández no se quedó en el pedido de retractaciones, sino que avanzó en acusaciones contra el dirigente sindical y un funcionario de la subsecretaría de Trabajo a quien vinculó en una especie de connivencia irregular por la cual, a través de las inspecciones, la UOCRA recibía aportes de las empresas supervisadas, sostiene.

"Yo trabajé en la subsecretaría y allí vi los manejos corruptos entre el gremio y la subsecretaría. Esto ya lo denuncié en la Oficina Anti Corrupción, Gobernación de la Provincia y la Justicia, y desde allí viene mi problema personal con Cheuquepal", acotó.

Respecto a la ocupación de la sede, el ex trabajador de la construcción indicó que, si bien no tenía nada que ver, la apoyaba porque es una manera de "recuperar el gremio para los trabajadores. No quise acercarme para evitar problemas, pero comparto lo que se está reclamando", destacó.

En ese contexto, el entrevistado aclaró que continuará acompañando la llegada de la democracia al gremio, "por el camino de la paz, la no violencia y en defensa de la verdad y la justicia".

Cuando se le preguntó por la mención que el delegado hizo sobre sus problemas con la droga, Fernández reconoció haber consumido pero aclaró que "ya estoy recuperado. Los que son adictos son Cheuquepal y sus colaboradores, a quienes invito a hacernos juntos una rinoscopía. Un adicto y corrupto no pueden conducir el sindicato", enfatizó.

Fernández dijo que el delegado regional también debería explicar el crecimiento de su patrimonio. "Sabemos que es difícil comprobar el enriquecimiento ilícito, pero todos sabemos que tiene más de 10 camionetas y que recientemente, mientras los obreros estaban siendo despedidos, él estaba de costosas vacaciones por Latinoamérica", subrayó.

Como en su momento pidió públicamente, el entrevistado ayer volvió a reclamar el llamado a elecciones limpias en el gremio de la construcción porque "Cheuquepal puede tener 10 delegados, a quienes les hace pagar sobresueldos, pero le faltan los 2.000 obreros que pueden cambiar la historia", concluyó.

Comentá la nota