Con la llegada de febrero, comienza a calentarse el clima político con miras a las Legislativas.

Con la llegada de febrero, comienza a calentarse el clima político con miras a las Legislativas.
El reinicio de la actividad judicial marca de alguna manera la plena vigencia de las instituciones en la ciudad. Y con ellas, el comienzo del año político que tiene en el horizonte las elecciones legislativas, tan importantes para el futuro del kirchnerismo a nivel nacional. Es que Quilmes, con su promedio de 300 mil votos emitidos, representa un caudal de votantes mayor que el que aportan varias Provincias juntas.
Las agrupaciones políticas comienzan a calentar los motores con vistas a las elecciones legislativas de octubre próximo. Más allá de la importancia que Quilmes, como caudal electoral tiene, para el armado que impulsa Nestor Kirchner a nivel nacional, en el pago chico también se dirimen distintas posiciones.

Entre las agrupaciones políticas, que actualmente tienen mayor representación en el Deliberante, aparecen el Justicialismo en sus distintas vertientes, el PRO y el ARI. Quizá la característica que vienen mostrando es su alta dependencia al desempeño de los candidatos nacionales y provinciales, en desmedro de una genuina representación y anclajes sociales verificables.

LA CONSOLIDACION

La cuestión política central que se discute este 2009, es la consolidación del proyecto político de la agrupación que lidera el Intendente Gutiérrez.

La sola definición de la lista de candidatos terminará siendo una clara definición política. Aunque la clave estará en los fríos números del resultado electoral.

Gutiérrez necesita de una buena elección que le mejora sustancialmente la situación de su sector, actualmente en minoría.

Por lo que se conoce hasta ahora, en materia de candidatos, es esperable que el Intendente recurra a alguna encuesta de opinión para revisar la imagen de algún candidato que le genere dudas, o para promover alguna figura inesperadamente. Como podría ser, por ejemplo, el actual delegado de Quilmes Oeste, Jorge Gutiérrez.

Siguiendo con el sector de Gutiérrez, digamos que en su calidad de presidente del Justicialismo local, es totalmente esperable que sea consultado a la hora de definir los candidatos a cubrir los cargos legislativos a nivel Nacional y Provincial.

Y LA MESA PERONISTA?

Por otra parte, Daniel Gurzi termina su mandato como diputado Provincial. Al día de hoy, resulta muy difícil que Gurzi pueda pensar en la renovación de su banca con el apoyo de Gutiérrez. Resulta evidente que la experiencia de la Mesa de Unidad Peronista, que depositó a Gutiérrez en la presidencia del Partido, no logró consolidar una relación entre ambos dirigentes. De hecho Gurzi, no ocultó su distanciamiento, primero mediante la actitud de Gustavo Filareti, aceptando ser presidente del Deliberante en desmedro del flamante vice del Partido, José Migliaccio, en un abierto desaire a la voluntas del Intendente.

Algunos días después de ese hecho político muy importante, Daniel Gurzi hizo declaraciones públicas mostrando su reacercamiento al anibalismo.

LAS INTENCIONES DEL ANIBALISMO

Ya que estamos en el anibalismo, digamos que se espera que a partir de las próximas semanas, se repita la experiencia que derivó en la candidatura de Villordo hace cinco años atrás.

Varios dirigentes del sector mostrarán sus intenciones políticas, para que a última hora, el responsable de la agrupación Jauretche termine definiendo. En este sentido, hasta ahora se conocen las aspiraciones de dos sectores: uno lo orienta Andrés Meiszner; y el otro, lo integran los villordistas arrepentidos, Jarsun y Rizzi. Ambos ven en las próximas legislativas, una pelea preliminar con miras a la candidatura a Intendente del 2011.

EN QUILMES, COLECTORA

Tal como ocurrió con Gutiérrez en la pasada contienda electoral, es muy esperable que a nivel Nacional, Néstor Kirchner habilite de algún modo, una boleta colectora que le provea votos a su pelea de fondo.

Claro que en Quilmes, la disputa entre los dos sectores terminará actuando como una interna del peronismo, tal como ocurrió en la experiencia que terminó con las aspiraciones hegemónicas del anibalo-villordismo.

En otro orden, digamos que para el Intendente Gutiérrez, el llamado a elecciones representará una confirmación del cambio de base electoral al que parece haberse orientado su gestión. Cabe recordar que la victoria del gutierrismo tuvo en la tijera una expresión de voto castigo que terminó siendo definitoria dada la baja diferencia de votos, con la segunda fuerza en la contienda. Sobre un total de 280 mil votos emitidos, Gutiérrez ganó es totalmente razonable esperar que la agrupación política que sostiene al gobierno municipal, vea en la contienda próxima la oportunidad de legitimarse y de consolidarse en una base electoral que le sea totalmente propia.

POSIBLES CANDIDATOS DE GUTIERREZ

Dada la cantidad de meses que faltan para definiciones que generalmente quedan para la última hora del cierre de las listas, resulta totalmente prematuro intentar descubrir quienes pueden terminar siendo los representantes del sector para las próximas legislativas.

Sin embargo, resulta razonable seguir de cerca del actual secretario de la Producción, Guillermo Robledo, un hombre que por sus características y formación podría terminar sentado en una banca Provincial o Nacional.

El otro de quien podría pensarse parecido es del actual secretario de Gobierno, Raúl Oviedo. A diferencia del anterior, es un cuadro político formado en el sindicalismo metalúrgico.

Otro nombre para seguir es el de Eva Ramírez. Resulta evidente que está desempeñándose en costados de la gestión que tengan bajo desgaste y que prometan buen rédito político.

POSIBLES CANDIDATOS II

En el tono de análisis, también resulta llamativo el bajísimo perfil que cultiva el secretario Di Giuseppe. Su antecedente lo muestra como el abogado de la UOM que representó al Polo Social como candidato a Intendente. Ahora en la gestión es el secretario Legal y Técnico, que tiene en sus manos todos los litigios, a favor y en contra que incumben al Estado Municipal.

Sin embargo, en un año de gestión ni una vez compareció en público. Toda una señal de alguien que está queriendo tener poco desgaste, por sus aspiraciones políticas personales.

Esta lista hay que completarla con Lucrecia Monteagudo, que desde hace buen tiempo, casi desmantelado el Comcosur, no se conoce que funciones cumple. Sin embargo, se trata de una actual diputada Nacional suplente, militan del Partido Intransigente.

Cualquier observador puede notar en los paredones de la ciudad, las pintadas favorables al gobierno con los viejos colores bordó y negro, con la firma del PI.

EL CASO DEL BOROCOTO

En general, los dirigentes que acceden a una banca, provienen de acuerdos partidarios celebrados fuera del distrito, lo que viene provocando una baja identificación de los concejales con las zonas o problemas que se discuten en la ciudad.

La síntesis de este modelo de construcción política, la ofreció el concejal Turqui, que se transformó en el ejemplo de trasvestismo político, al haber buscado votos entre los opositores al anibalo-villordismo, y no bien llegó a la banca, igual que Borocotó , se disciplinó obediente en apoyo a cada una de las iniciativas y ocurrencias de aquel régimen que terminó derrotado en las urnas.

En realidad, Turqui pudo hacer eso porque proviene de un partido que tiene votantes a nivel local, pero no tiene militantes ni escuela de formación de cuadros locales, frente a los cuáles rendir cuentas.

Si repasamos la nómina y las razones sobre como accedieron a las bancas cada uno de estos concejales, nos encontraremos que el vacío de representación que arrastra este Cuerpo de la democracia, responde al armado de listas pensando en los votos que tracciona quien encabeza la boleta a nivel Nacional o Provincia.

QUE PASARA EN EL CONCEJO

En cuanto a las candidaturas locales, Gutiérrez deberá definir que participación le dará en la lista al camañismo, cuyos únicos dos integrantes, De Fazio y Otamendi, terminan su mandato. Lo esperable es que los otros candidatos surjan de la gestión, o de acuerdos políticos con sectores que terminen consolidando sus actuales conversaciones. En general, Gutiérrez ha mostrado dificultades a la hora de construir vínculos políticos nuevos. Quizá la experiencia más clara es la que está viviendo con el concejal Jorge Molina, un dirigente que ya se había retirado de la política, y que a pesar de haberlo reinsertado como cabeza de lista, en la práctica diaria no logró integrarse a la dinámica del gobierno, día a día. De ahí que lo más esperable sea que a la hora de armar la nueva lista, Gutiérrez apele a relaciones ya probadas y reconocidas. Los que se van En el Concejo Deliberante de Quilmes, son doce las bancas que se ponen en juego, es decir, la mitad del Cuerpo legislativo. Los ediles que dejan sus bancas son: Alberto De Fazio y Cora Otamendi (camañismo); Mario Sahagún y Lidia Zarate (ARI-Coalición Cívica); Eduardo Miranda y Daniel Turqui (Recrear); los villordistas arrepentidos, Hilda Burgos, Horacio Festucca y Fernando Rizzi; Karina García y Salvador Caputo (villordistas) y el gurzista Gustavo Filareti.

Los que se quedan El ARI retiene dos bancas (Vallejos y Sánchez); el PRO retiene dos bancas (Salustio y Posch); el anibalismo retiene también dos bancas (Cuestas y Tarzian); el villordismo, otras dos (Gaudio e Iglesias); mientras que el oficialismo mantiene las cuatro que ingresaron el año pasado (Migliaccio, Debroca, Molina y Arguello).

Comentá la nota