Llega al país un enviado de Obama

Es el futuro delegado para América latina
WASHINGTON.? Arturo Valenzuela, el hombre elegido por Barack Obama para la política en América latina y conocido crítico de los "caudillismos" en la región, llegará la semana próxima a la Argentina, en momentos en que la relación bilateral es vista aquí por los analistas internacionales en un estado de "incertidumbre y espera".

La visita, confirmada a La Nacion por fuentes oficiales, será la primera toma de contacto de Valenzuela con la Argentina de Cristina Kirchner desde que el pasado 5 de noviembre el Senado de los Estados Unidos aprobó su designación como secretario adjunto para América latina, en reemplazo de Thomas Shannon.

Antes de convertirse en funcionario del gobierno de Obama, en su condición de académico de nota de la Universidad de Georgetown, Valenzuela fue crítico con el modo político del ex presidente Néstor Kirchner y lo que esto significaba para la relación bilateral.

"En los Estados Unidos hay preocupación por el destino que ha tomado la Argentina, porque se percibe un país que todavía no ha logrado consolidar las instituciones por encima de los liderazgos políticos", había dicho Valenzuela en 2006.

"En los Estados Unidos se valora la recuperación económica argentina, pero también se observa cierto malestar en el sistema financiero con la manera en que se manejó la crisis de la deuda. Eso generó desconfianza y una reticencia muy grande para invertir, porque se percibe cierta inseguridad jurídica", añadió por entonces. En aquellos días también decía, durante una visita académica a Buenos Aires: "La Argentina siempre es un enigma para los Estados Unidos. Tiene tantas buenas condiciones, una población muy educada y grandes profesionales, pero, en el nivel político, sigue existiendo incapacidad para construir consensos".

Desde que asumió en la administración de Barack Obama, Valenzuela no ha emitido comentarios formales sobre la Argentina. Sí, en cambio, ha reiterado su posición a favor de la "consolidación de los sistemas democráticos en América latina".

Ese enfoque está asociado con la figura de Valenzuela, que lo expuso no sólo cuando asesoró al ex presidente Bill Clinton en la materia sino, también, en conferencias y publicaciones.

Pocas horas

Será una visita rápida. Valenzuela llegará a Buenos Aires como parte de una gira que, a partir del lunes y hasta el sábado 19, comprenderá Brasil, Paraguay, Uruguay y la Argentina, según se indicó a LA NACION.

La agenda en detalle no ha sido confirmada. Desde hace años, Valenzuela tiene línea directa con autoridades, instituciones académicas y organizaciones sociales de la Argentina, en distintos sectores políticos.

La visita se produce en medio de creciente expectativa por un posible viaje de Obama a la región en los próximos meses. Y cuando en medios locales la percepción de situación argentina es de incertidumbre, cansancio y desconfianza tanto hacia las promesas como a la información oficial.

"Lo que se ve aquí es una cantidad de oportunidades perdidas en la Argentina de los Kirchner. El Gobierno habla mucho de hacer unas cuantas cosas, pero la verdad es que luego no las concretas. Lo vemos con el Fondo Monetario Internacional, con los tenedores de bonos, con el Club de París, con las cifras. Cuesta creer en el gobierno argentino y cuesta saber quién manda. Si él, si ella, si los dos...", dijo Riordan Roett, académico de la Universidad John Hopkins.

"Ver y esperar"

"Con la Argentina es un momento de ver y esperar. Nadie sabe en qué quedaron los anuncios sobre deuda, estadísticas e integración con organismos internacionales. Por norma, es difícil tener relación seria con un gobierno que dice una cosa y hace otra. Hay deseos de que la Argentina sea capaz de responder a los desafíos que tiene por delante", apuntó Peter Hakim, titular del Interamerican Dialogue (IA), un reconocido instituto político local.

"La verdad es que Washington hoy mira muy poco a América latina. Y en ese contexto, la Argentina está como un país híbrido, que no se sabe muy bien cómo se alinea internacionalmente ni con el que hay grandes temas para discutir", añadió Miachel Shifter, integrante de la misma entidad.

"A esta altura no hay nadie en Washington que no sepa que la Argentina tiene un gobierno que falsea la información. Y eso, aquí y en el mundo, es grave. Lo saben en el Departamento del Tesoro, en el Departamento de Estado, en la Casa Blanca. Lo saben los empresarios, los académicos y los organismos internacionales. Es difícil sentirse socio de alguien que miente", apuntó Héctor Schamis, académico de la Georgetown University.

La misma en donde Valenzuela era profesor.

Comentá la nota