Llega el fomento a la fruticultura con subsidios y apoyo técnico

Ya es ley la promoción para plantaciones frutales. Habrá apoyo para montes de producción frutícola, que cubrirá desde el 20% y hasta el 80% del monto invertido.
La Cámara de Diputados de San Luis convirtió en ley el proyecto del Ejecutivo por la que se declara de interés provincial el fomento de la implantación y manejo de montes frutales en todo el territorio provincial, una herramientas para desarrollar polos productivos y que quedó a un paso de su promulgación.

El régimen de fomento a la fruticultura contemplará subsidios en efectivo y asistencia técnica e incluye un plan provincial que será actualizado antes del 30 de junio de cada año, que contendrá las metas anuales, expresadas en cantidad de hectáreas a implantar por zonas y especies, lo que servirá de base para establecer el cupo presupuestario.

El Plan de Fomento a la Fruticultura Provincial contendrá previsiones presupuestarias para promover la actividad, que se expresará mediante un cupo global para los subsidios en efectivo para los beneficiarios, a partir de cada año.

También establece niveles de promoción a otorgar a las actividades frutícolas por hectárea, zona y especies, sobre la base de reconocer entre el 20% y hasta el 80 % de los montos invertidos.

Serán beneficiarios quienes realicen efectivas inversiones en plantaciones frutales, por sí mismos o por terceros, en predios de su propiedad o en inmuebles donde ejerza la posesión.

Será considerado terrenos de aptitud preferentemente frutícola cualquier lugar de la Provincia donde las condiciones agroecológicas lo permitan y cuente con agua de riego tanto de escorrentía como subterránea. Se considerará además las especies, sistema de riego, densidad y demás datos para determinar la aptitud frutícola.

El subsidio en efectivo para montes de producción frutícola cubrirá desde el 20 % y hasta el 80 del monto invertido, a los dos años de la implantación efectivamente realizada y lograda. El costo será determinado antes del 30 de junio de cada año, en base a los cálculos económico técnicos que elabore el Ministerio del Campo.

Para el cálculo de la inversión, se considerarán la sistematización y preparación del terreno, costo de plantas, porta injertos e injertos; densidad de plantación; costos de podas de formación y actividades y labores técnicas y culturales a realizar.

No se computará el valor de la tierra, ni el precio de arrendamiento o su equivalente, ni el desmonte, según aclara la flamante ley.

Entre los requisitos y condiciones exigidas para acceder al plan, figuran un proyecto de implantación y manejo de montes frutales a ejecutar patrocinado por un profesional afín

La plantación lograda no deberá presentar fallas superiores al 20% al momento de la certificación, es otra de las condiciones que también incluye el cumplimiento de un programa de capacitaciones y cursos, además de aplicar un plan sanitario de plagas y malezas.

La asistencia técnica consistirá en asesoramiento de procesos productivos y de mercado para garantizar el correcto desarrollo de su actividad. Se realizará a través de cursos, talleres de trabajo, rondas de negocios y jornadas de capacitación.

También la ley establece asesoramiento técnico para la presentación de los planes, en plantaciones menores a diez hectáreas.

El plazo de acogimiento al régimen de fomento a la fruticultura vencerá en diez años

Habrá cifras actualizadas sobre costos por hectárea

Si la ley de promulga tal como se aprobó, antes del 30 de junio de cada año el Ministerio del Campo dará a conocer el importe actualizado de la inversión que demanda la implantación de una hectárea de las especies frutales a fomentar y el importe del cuidado durante los primeros dos años para que sea considerada una plantación lograda.

Para la evaluación del plan deberán transcurrir sesenta días desde la fecha de recepción de solicitudes.

Será obligatoria para el beneficiario la implementación de un manejo del monte frutal basado en "Buenas prácticas agrícolas", mientras que se deberá acompañar un informe del Subprograma de Recursos Hídricos que acredite la condición de que la propiedad cuenta con disponibilidad de riego.

Chacra experimental: Reciben la nueva ley con varios planes en marcha

La denominada Ley de Fomento a la Fruticultura Provincial no llega sola. El Ministerio del Campo ya viene desarrollando una serie de acciones para recibir este nuevo impulso, como el plan de lucha para el control de mosca de los frutos, la inauguración del mercado concentrador de la Ciudad de San Luis, el desarrollo de un predio demostrativo y de capacitación en Sol Puntano, beneficios a pequeños productores hortícolas mediante la entrega de semillas y fertilizantes, y cursos de capacitación a productores.

El mejorado predio de Sol Puntano tiene una superficie de 200 hectáreas y plantadas en total 22, 11 con frutales y el resto con hortalizas y forestales. Seis hectáreas están protegidas con estructura y malla antigranizo.

Tiene además 14 hectáreas con riego presurizado (goteo), una hectárea con riego por aspersión y el resto con riego gravitacional por superficie.

El objetivo productivo de este emprendimiento es mostrar una parcela experimental para análisis del comportamiento vegetativo y reproductivo, que pueda ser de utilidad para futuros emprendimientos frutihortícolas a nivel comercial.

Sol Puntano también busca difundir los datos técnicos obtenidos a través de medios gráficos, visitas guiadas a campo, cursos de capacitación, entre otras acciones, y al mismo tiempo preparar y capacitar personal del Plan de Inclusión Social en el manejo de este tipo de cultivos para su futura inserción laboral en éste y otros proyectos que se realizan en la provincia.

Los frutales plantados en 2007 son nogales, pistachos, almendros, duraznos de consumo e industria, ciruelos de consumo e industria, granados, peras, manzanas, olivos aceiteros y doble propósito (aceitera y consumo) y uva de mesa.

La superficie asignada a cada especie varía entre un cuarto, media y una hectárea, mientras que dentro de cada especie se prueban diferentes variedades, con distintas épocas de floración y fecha de cosecha.

Comentá la nota