Llamosas se bajó y el PJ ya pide mantener la Defensoría

El actual ombudsman decidió no ser candidato para la reelección. Desde el justicialismo pidieron que el nuevo defensor salga de sus filas. Pero en el oficialismo rechazan ese condicionamiento.
Juan Ma­nuel Lla­mo­sas se ba­jó. No bus­ca­rá un se­gun­do pe­río­do co­mo de­fen­sor del Pue­blo. Él ase­gu­ra que era una de­ci­sión que ya ve­nía ma­du­ran­do por­que con­si­de­ra que su ci­clo se cum­plió. En el Con­ce­jo, des­de el ofi­cia­lis­mo ase­gu­ran que, en rea­li­dad, el om­buds­man com­pren­dió que le se­ría im­po­si­ble con­se­guir los vo­tos pa­ra ser elec­to.

El go­bier­no y el blo­que de Río Cuar­to pa­ra To­dos ju­ra­ron ven­gan­za cuan­do vie­ron a Lla­mo­sas con­ver­tir­se en un cru­za­do con­tra el im­pues­ta­zo mu­ni­ci­pal. Ase­gu­ran que el de­fen­sor fue con­sul­ta­do an­tes de que se apro­ba­ra el re­va­lúo in­mo­bi­lia­rio y que nun­ca ma­ni­fes­tó su opo­si­ción. Di­cen que des­pués apa­re­ció en los me­dios con in­ten­ción de sa­car­le un ré­di­to po­lí­ti­co a la po­lé­mi­ca.

Más allá de las ra­zo­nes, lo cier­to es que el ac­tual de­fen­sor anun­ció ayer que el 30 de ju­nio se­rá su úl­ti­mo día en el car­go. In­me­dia­ta­men­te, se abrie­ron las dis­pu­tas en­tre los par­ti­dos pa­ra que­dar­se con un área co­di­cia­da por dos ra­zo­nes: por­que es una vi­drie­ra que, bien usa­da, pue­de im­pli­car un po­si­cio­na­mien­to im­por­tan­te pa­ra un di­ri­gen­te de la opo­si­ción y, ade­más, por­que re­pre­sen­ta un buen nú­me­ro de car­gos pa­ra dis­tri­buir en­tre los mi­li­tan­tes.

Lla­mo­sas di­jo ayer que tie­ne dos ex­pec­ta­ti­vas pues­tas en su su­ce­sor: que sea jus­ti­cia­lis­ta co­mo él por­que es el par­ti­do que con­for­ma la pri­me­ra mi­no­ría y que con­ti­núe el per­fil que en los úl­ti­mos años ha ad­qui­ri­do la De­fen­so­ría. Ase­gu­ró que el ins­ti­tu­to se ha ins­ta­la­do en la ciu­dad, que ha ga­na­do pro­ta­go­nis­mo y que am­plió el aba­ni­co de re­cla­mos que de­be aten­der.

“En es­te tiem­po, in­ten­ta­mos lle­gar a la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de ve­ci­nos y aten­der a la ma­yor can­ti­dad de pro­ble­má­ti­cas. Hoy, la gen­te con­cu­rre dia­ria­men­te y el año pa­sa­do aten­di­mos más de 17 mil re­cla­mos”, di­jo Lla­mo­sas.

Víc­tor Nú­ñez, je­fe del blo­que jus­ti­cia­lis­ta, ma­ni­fes­tó que su par­ti­do co­men­za­rá a ana­li­zar es­te miér­co­les qué can­di­da­to lle­va­rá a la se­sión en la que se vo­ta­rá al nue­vo de­fen­sor. Agre­gó que bus­ca­rán a una fi­gu­ra que sea in­dis­cu­ti­ble y ge­ne­re con­sen­so.

Con­sen­so

Nú­ñez coin­ci­dió con Lla­mo­sas en re­cla­mar que el nue­vo om­buds­man sal­ga de las fi­las del jus­ti­cia­lis­mo por­que se tra­ta de la pri­me­ra mi­no­ría. “Nos va­mos a sen­tar a con­ver­sar con el ofi­cia­lis­mo y con to­dos los par­ti­dos que con­for­man la opo­si­ción. Se­rá una ne­go­cia­ción dis­tin­ta al res­to por­que aquí se tra­ta de la elec­ción de una fi­gu­ra cla­ve que tie­ne que ver con la de­mo­cra­cia. De­be ha­ber una fo­ca­li­za­ción es­pe­cial en la fi­gu­ra po­lí­ti­ca que fi­nal­men­te se eli­ja”, ma­ni­fes­tó el je­fe del blo­que jus­ti­cia­lis­ta.

El pe­ro­nis­mo sos­tie­ne que el pró­xi­mo de­fen­sor de­be­rá sa­lir de sus fi­las. Sin em­bar­go, en el ofi­cia­lis­mo no es­tá aún na­da de­fi­ni­do; es más, ase­gu­ran que no exis­te nin­gu­na dis­po­si­ción le­gal que obli­gue a los con­ce­ja­les a ele­gir al can­di­da­to de la pri­me­ra mi­no­ría.

Eduar­do Yu­ni, pre­si­den­te del Con­ce­jo De­li­be­ran­te, ma­ni­fes­tó que, se­gún las nor­mas vi­gen­tes, to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos que no for­man par­te del fren­te o la alian­za que ga­nó las elec­cio­nes pue­den pre­sen­tar a un can­di­da­to pa­ra de­fen­sor del Pue­blo.

En la pri­me­ra vo­ta­ción, un pos­tu­lan­te de­be­rá reu­nir los dos ter­cios de los vo­tos y, si no, dos se­ma­nas des­pués al­can­za­rá só­lo con la ma­yo­ría sim­ple. De to­dos mo­dos, ja­más sa­le un de­fen­sor sin el acom­pa­ña­mien­to del blo­que ofi­cia­lis­ta, que tie­ne la ma­yo­ría.

“No es­tá es­cri­to en nin­gún la­do que el de­fen­sor del Pue­blo sea pa­ra la pri­me­ra mi­no­ría. Du­ran­te la ges­tión de Al­ber­to Can­te­ro, por ejem­plo, no hu­bo un om­buds­man ra­di­cal. Por lo tan­to, no hay una obli­ga­ción. Pe­ro es un te­ma que se dis­cu­ti­rá”, ma­ni­fes­tó Yu­ni.

La elec­ción se­rá en ju­nio. To­da­vía hay mu­cho por dis­cu­tir.

La elección

Durante la primera votación, alguno de los candidatos propuestos por la oposición debe conseguir los dos tercios de los votos. Si nadie lo logra, entonces, habrá una segunda votación.

Dos semanas después, compitenlos dos candidatos que tuvieron más votos durante la primera votación. Ya no hay exigencias con respecto a los dos tercios; el candidato que obtiene la mitad más uno de los votos se convierte en el unevo ombudsman.

El mandato dura cuatro años y existe la posibilidad de una reelección.

Comentá la nota