La CGT llamó a una movilización en defensa del "orden democrático"

La CGT llamó a una movilización en defensa del "orden democrático"
Apuntan a conjurar la "agitación de izquierda" sindical y piquetera, pero la verdadera preocupación es la interna del PJ y la "amenaza Duhalde". Como parte de la contraofensiva, ayer reasumió Néstor Kirchner la presidencia del PJ
Justo en el momento en que la conflictividad social tiene como protagonistas a sectores que no reportan al kirchnerismo, Hugo Moyano volvió a demostrar su alineamiento incondicional con el gobierno nacional. La CGT anunció ayer que en diez días encabezará una movilización hacia Plaza de Mayo para respaldar el "orden constitucional" y "el proceso demócratico".

El consejo directivo de la central decidió que el viernes 20 de noviembre, en el día de la Soberanía Nacional, retornará a las calles para hacer una demostración de fuerza y ratificar que, pese a la crisis de representatividad que lo carcome, el sindicalismo oficial aún es uno de los dos pilares esenciales sobre los que asienta la gobernabilidad el kirchnerismo. El otro lo constituyen los intendentes del conurbano bonaerense.

"La CGT expresará ese día el deseo de garantizar el proceso democrático. Ningún reclamo puede ubicarse por encima del orden constitucional", afirmó el secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, durante la conferencia de prensa que ofreció ayer.

La convocatoria de los gremios alineados con Moyano se basa exactamente en la misma lectura que hace el Poder Ejecutivo de la situación actual y cuenta con el impulso del matrimonio presidencial. Anteayer, Cristina Fernández de Kirchner aseguró que existen situaciones "amplificadas" y "provocadas" que pretenden llevar adelante un plan de "desestabilización". También ayer, el PJ nacional que ungió nuevamente a Néstor Kirchner como presidente, anunció que irá a la Plaza de Mayo el 20.

"La marcha fue convocada porque la CGT entiende que existe una situación de enrarecimiento del clima político, por lo que los trabajadores deben tener una activa participación (...) el sistema democrático debe garantizar que los derechos de uno terminen donde empiezan los de los demás", dijo Schmid. "Se están moviendo fuerzas políticas y sociales y, como el movimiento obrero representa una parte muy activa de la democracia, la CGT ha adoptado la decisión de movilizarse masivamente para expresar su opinión". Junto a Schmid, estuvieron el jefe del gremio judicial, Julio Piumato, y el titular del sindicato de Canillitas, Omar Plaini.

El acto fue decidido en una reunión secreta que organizó Moyano el lunes con los jefes sindicales –como reveló ayer Crítica de la Argentina– donde acordaron respaldar a la conducción de la UTA.

A diferencia de lo que sucedió en 2008, cuando el kirchnerismo perdió la calle frente a la movilización de los sectores enrolados detrás de la Mesa de Enlace, esta vez el Gobierno no puede afirmar que enfrenta a grupos de la "restauración conservadora" que persiguen un "clima destituyente". Por primera vez en mucho tiempo, la iniciativa la tienen organizaciones que desbordan por izquierda la política del oficialismo. El Gobierno lo notó con preocupación, la semana pasada, cuando 20 agrupaciones de desocupados cortaron durante 30 horas la avenida 9 de Julio. En realidad, no son ellos quienes alteran los nervios de Kirchner sino la posibilidad de que dirigentes como Eduardo Duhalde retornen al centro de la escena de la mano de la renovada conflictividad social. El diputado transversal Edgardo Depetri lo dijo ayer sin eufemismos. No sólo apuntó contra el ex presidente, sino también contra Hugo Biolcati, Elisa Carrió, Luis Barrionuevo y contra "multimedios", que definió como el "poder real destituyente".

Sin embargo, la movilización cegetista no sólo expresará el respaldo y la gratitud hacia el matrimonio presidencial: también será una concentración en defensa propia, una respuesta tardía y obligada frente a las expresiones sindicales de base que desbordan a los gremios que reportan a Moyano. La punta de ese iceberg cuyas dimensiones reales pocos conocen se pudo ver en los últimos dos meses, en Kraft Terrabusi y en Metrovías. Ayer, los delegados del subte cumplieron con una nueva medida de fuerza, pese a todos los intentos del Gobierno y de la UTA por detenerla, y hoy la comisión interna que venció a los representantes de Rodolfo Daer en la multinacional alimenticia volverá a reclamar la reincorporación de los despedidos ante el ministerio de Trabajo.

Piumato, secretario de Derechos Humanos de la CGT, consideró que "está muy claro quiénes desestabilizan: desde aquellos que reclaman la intervención extranjera en las embajadas hasta los que practican la permanente denostación del Congreso Nacional. Hemos observado actitudes de sectores de la oligarquía que procuran instalar el caos en la Argentina, en tanto otros de la izquierda son funcionales al modelo neoliberal", remató.

Comentá la nota