Llamativo aval de Alperovich a Cano

El gobernador visitó el territorio del concejal, que apoyó y promulgó la suba del cospel.
La práctica cotidiana de la política está plagada de gestos que, en muchos casos, valen más que las palabras. Lo que sucedió ayer fue un ejemplo claro de que un sólo hecho vale para describir cómo el gobernador, José Alperovich, demuestra su respaldo político hacia los dirigentes que le son fieles.

Para sus habituales recorridos matinales, Alperovich tenía previsto salir al interior. Pero, sorpresivamente, eligió cambiar de destino para visitar el circuito 15 de la capital. Este es el territorio del presidente del Concejo Deliberante de la capital, Ramón Santiago Cano (PJ). Esa cortesía del mandatario obedece a que el concejal oficialista no dudó en votar a favor del aumento del precio del cospel y, luego, asumir en la intendencia en forma provisoria para promulgar esa norma antipopular.

Mientras Cano le puso el pecho a las críticas de los vecinos y usuarios de colectivos, el intendente, Domingo Amaya, optó por ausentarse de la provincia (viajó a Buenos Aires, por gestiones oficiales).

No es la primera vez que el jefe municipal "se borró" para no firmar ordenanzas polémicas. De hecho, como se consignó en la edición de LA GACETA del sábado, cada vez que subió el cospel y la tarifa de taxis, Amaya partió a Buenos Aires.

Desayuno en casa

La visita de Alperovich ayer al barrio Vial, donde inauguró una obra de pavimento, se entendió como un aval político hacia el concejal Cano. Incluso, el edil no sólo llegó en el mismo vehículo que el gobernador, sino que antes conversó con el gobernador en el domicilio particular del mandatario.

Además, a pesar de que la obra que se inauguró está dentro del ejido municipal, el intendente Amaya no apareció en ningún momento por el cruce de las calles Madrid y San Miguel, donde se hizo el corte de cintas. Cuando Alperovich bajó de la combi, en esa esquina lo esperaba un grupo de vecinos que portaban carteles con el nombre del concejal Cano. También había algunas personas con pancartas que promocionaban a Carlos Ale, un hombre muy cercano al concejal. "Cano es un hombre que siempre respondió a la estructura política del Gobierno -afirmó Ale-. Sabemos muy bien que aumentar el cospel implica un desgaste político, porque a nadie le gusta meterle la mano en el bolsillo a la gente, pero Cano debía votar y así lo hizo", explicó Ale.

Por su parte, Cano se mostró satisfecho por el aval de Alperovich, aunque intentó restarle trascendencia. "Lo tomo como una respuesta a que se están haciendo bien las cosas y por eso decidió venir al circuito, porque se están realizando las obras", afirmó.

Comentá la nota