LLAMATIVA OPERACION DURANTE LA GESTION DE RICARDO ECHEGARAY AL FRENTE DEL ENTE QUE CONTROLA AL CAMPO ONCCA: denuncian a un productor falso, pero luego le pagan subsidios

Era un bicicletero de Córdoba, que recibió más de 70.000 pesos durante 2008.
A mediados de 2008, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, conocía bien el caso de Ceferino Alejandro Ferreyra, un modesto bicicletero de Oncativo (Córdoba) a cuyo nombre se emitieron facturas apócrifas y otra documentación utilizada para vender decenas de toneladas de granos en negro. Tanto conocía el caso, que el 4 de junio presentó una denuncia penal en la que citó expresamente esas maniobras. A los pocos días de ese trámite, sin embargo, el ex titular de la ONCCA adjudicó a Ferreyra subsidios truchos por más de 70.000 pesos.

La historia, reconstruida por Clarín, es demostrativa del descontrol que se apoderó de la ONCCA a partir del desembarco allí de Echegaray, en abril del año pasado, en pleno conflicto con el campo. En ese momento, el funcionario encaró una pelea frontal para quitarle a la Federación Agraria su mayor fuente de ingresos, la venta de Cartas de Porte, el documento obligatorio para transportar granos. Y utilizó el caso de Ferreyra, un clásico "prestanombres", como ejemplo de supuestas irregularidades que imputaba a la entidad.

Echegaray presentó una denuncia penal en el juzgado federal de Daniel Rafecas. La causa fue caratulada como "Federación Agraria y otros sobre Defraudación contra la Administración Pública". Allí, entre diversas maniobras que la ONCCA atribuía a la entidad y a la Federación de Acopiadores (la otra boca de expendio de esas Cartas), Echegaray citó el caso concreto "del Sr. Ceferino Alejandro Ferreyra (CUIT 20261125987)". Lo mencionó como uno de los monotributistas que "con menos de un año de antigüedad adquieren Cartas de Porte en cantidades muy superiores de la real superficie explotada, con el aparente fin de posibilitar el transporte de mercadería que correspondería a otras firmas".

En declaraciones públicas, Echegaray informó incluso que Ferreyra había adquirido 21.000 Cartas de Porte, es decir una cantidad suficiente para movilizar miles de toneladas. Fuentes cercanas al caso, no obstante, relataron que poco tenía que ver este hombre con la producción agrícola, ya que sobrevivía como bicicletero. Y aclararon que si alguien compró a su nombre semejante cantidad de Cartas fue con aval previo de la AFIP.

El ex jefe de la ONCCA realizó su denuncia el 4 de junio, aunque luego no aportó pruebas y la causa no tuvo avances. Como sea, a fin de 2008 logró su objetivo y estatizó el sistema de Cartas de Portes.

Lo insólito es que a muy pocos días de ser denunciado, Ferreyra (o alguien a su nombre) recibía de la ONCCA suculentas compensaciones como productor de trigo. Los pagos fueron publicados en el Boletín Oficial del 17 de junio (la Resolución 728 le asignó $ 14.383), del 25 de junio (por Resolución 1072 recibió $ 16.035) y del 11 de julio (la Resolución 1754 sumó $ 40.078). Todas llevan la firma de quien lo denunció: Echegaray.

En febrero de 2008, la CUIT de Ferreyra ya había aparecido en otras dos resoluciones. En total, este insolvente cobró casi $ 99.000.

Cada vez que paga compensaciones, la ONCCA está obligada a cruzar datos con AFIP. En este caso puntual, no sucedió. Y es que el 16 de junio, Ferreyra fue incluido por ese organismo en un extenso listado de firmas que emitieron "facturas apócrifas".

El caso es un antecedente de lo que sucedió un año después con el changarín marplatense, Luis Tapia, al que la ONCCA le depósito 1 millón de pesos en subsidios truchos que luego -al conocerse el hecho- una mano anónima devolvió. Pero existe una diferencia: aunque Echegaray sabía bien quién era Ferreyra, la ONCCA nunca reclamó la devolución de esos pagos.

Comentá la nota