Llamativa inacción del IPAUSS

Mientras los jubilados pertenecientes a la caja de la Provincia golpean las puertas de las oficinas de Gobierno para saber cómo y cuándo se les va a abonar el haber de diciembre y el aguinaldo, las autoridades del IPAUSS nada hacen para cobrar los 12 millones de pesos que les adeudan las direcciones de Energía y Puertos, esto pese a la manifestación de voluntad de los organismos deudores de encontrar una vía de solución a cada situación particular.
Hasta el propio ministro de Economía y Hacienda de la Provincia, Rubén Bahntje, reconoce que la Dirección Provincial de Energía y su par de Puertos le adeudan al IPAUSS unos 12 millones de pesos, a partir de los préstamos que la caja le efectuó a los dos organismos autárquicos, para que la primera adquiriera una turbina Rolls Roice en 2001 y la segunda efectuara una serie de obras de infraestructura en las dependencias del complejo portuario de Ushuaia en 1998.

Sin embargo poco se dice de la abultada suma de dinero también acumula el Poder Ejecutivo por la falta de transferencia de los aportes realizados a los empleados de la administración pública central, de los organismos descentralizados y también de los otros dos poderes del Estado fueguino.

Pero ocupándonos de los dos casos iniciales, la desidia o la falta de capacidad de gestión de las anteriores y actuales autoridades políticas del IPAUSS, parecen haber llevado a que las partes no hayan encarado una seria negociación para que la deuda sea saldada de esa manera definitiva y así, achicar los saldos pendientes pautados inicialmente en dólares estadounidenses.

El préstamo a Energía se efectuó en enero de 2001, por lo que el entonces IPPS le facilitó uSs 8.461.777,50 a ser devuelto en 84 cuotas con un interés anual del 12 por ciento, bajo sistema alemán. En 2003, tras la devaluación de la moneda las partes acordó su pesificación y en enero del año siguiente, la DPE solicitó una modificación del convenio para seguir pagando la deuda, pero a raíz del cambio de autoridades del IPAUSS, el acuerdo no se ejecutó.

Con Hugo Cóccaro como gobernador, el noviembre del mismo año, el Instituto solicitó una urgente reestructuración de la deuda, y en abril de 2005, la DPE reconoció haber abonado $ 2.923.141,06 en concepto de las cuotas pagadas entre febrero de 2002 y abril de 2005. Pero extrañamente el IPAUSS no suscribió el convenio de refinanciación, pese a la manifestación de voluntad de DPE de firmar el acuerdo.

En julio de 2006, a 15 meses de la negoción anterior, las áreas técnicas de ambos organismos coinciden que la deuda a ese momento era de $ 5.773.769.93 más $ 10.117,40 en concepto de actualización del CER, y ese mismo mes el Presidente de la DPE le reiteró por nota a su par del IPAUSS, la propuesta de renegociación del contrato, hecho que no fuera contestado por la autoridad del Instituto.

Conforme consta en el expediente, entre septiembre de 2007 y diciembre de 2008, existe un vacío de actuaciones sobre la deuda histórica, Aunque en enero de ese año el presidente de Energía arquitecto Leonardo Lupiano, había tramitado ante el Poder Ejecutivo un pedido para que el mismo asuma el pasivo, hecho que no fue aceptado por la gobernadora Fabiana Ríos.

Llamativamente el 2 de diciembre de 2008, el actual presidente del IPAUSS, Vicente Sinchicay –designado por Ríos frente al organismo, lo mismo que Lupiano ante Energía– le envió a este último un carta documento intimándolo a que en el término de 72 horas pague lo adeudado "bajo apercibimiento de iniciar acciones legales", Sin embargo cumplido ese plazo, la amenaza legal de Sinchicay cayó en saco roto y nada hizo para avanzar en el cobro, de lo que al 31 de diciembre del año pasado, se estimaba en un valor próximo a los 7.7 millones de pesos.

Con mayor antigüedad, el préstamo a la Dirección Provincial de Puertos fue de 7 millones de dólares y fue destinado a obras de infraestructura en el complejo portuario de Ushuaia y data de febrero de 1998. Deuda que durante 23 meses consecutivos –de las 78 pautados–, fue abonada conforme a lo establecido en el convenio.

En 2001 cuando comenzaron a registrarse atrasos en los pagos y a su vez desacuerdos entre las partes respecto a la responsabilidad de esos incumplimientos (la DPP se atribuyó al Banco de Tierra del Fuego, omitir debitar los fondos de las cuentas designadas y nunca reconoció los intereses moratorios que se calcularon sobre un 40 por ciento mensual), la deuda ingresó en una nebulosa, por lo que la DPP le solicitó al Instituto la revisión de los cálculos de los intereses sobre el saldo del capital, que en esos porcentajes accedía a unos u$s de 578.538,35 por supuestos 226 días de mora, por considerar excesivo los intereses que se computaran sobre el saldo del capital.

Si bien no existe constancia fehaciente de los pagos de las cuotas, el contador del DPP manifestó en febrero de 2005, haber abonado la totalidad de los valores originales, aunque aclaraba que aún restaba cancelar la diferencia correspondiente a la pesificación y ajuste por el CER, deuda que por entonces fuera conciliada entre las áreas contables de ambas entidades en $ 3.400.360,93.

Girado el expediente a la Secretaría Legal y Técnica de la Gobernación el 3 de enero de 2006 a fin que se indique si resultaba viable, se volvió a revisar los montos y se acordó abonar $ 4.383.461,50, bajo la siguiente metodología, $ 1.000.000 cuenta de capital pagadero en la celebración del acuerdo, $ 300.000 a 45 días, otros 300.000 a los 75 días y los restantes $ 2.783.461,50 en 18 cuotas mensuales con vencimiento los días 10 de cada mes, mediante sistema de amortización alemán más intereses sobre los saldos de capital, al 1º de enero de 2009, con una tasa anual del 12 por ciento.

Con la intervención del Tribunal de Cuentas de la Provincia en 2008, para corroborar la racionabilidad de los cálculos efectuados por el Contador General del Instituto y determinar el monto de la deuda, después de un extenso análisis el área legal del Tribunal consideró que sería procedente ratificar por resolución de Directorio, lo plasmado plasmar el acuerdo y actualizar los montos, previa suscripción del nuevo convenio de cancelación de deuda.

Consecuentemente, el directorio del Instituto dictó la resolución 210/2009 ratificando la disposición de esa presidencia y por el tiempo transcurrido, ordenó actualizar los montos establecidos en forma previa a la suscripción del nuevo convenio. Sin embargo por entonces vicepresidente de Puertos, solicitó que en la actualización de la deuda no incluyera los intereses del 4 % de la tasa nominal anual planteada por el instituto, para el periodo entre julio de 2008 y mayo de 2009, debido a que el proyecto de nuevo convenio había sido remitido el 14 de agosto de 2008.

A través de nueva intervención del Tribunal de Cuentas, el área legal de este último estimó que no surgirían elementos razonables que justificaran dicha acción y que de producirse sin intereses debería entenderse como un pago parcial de la deuda, por lo que consideró improcedente dicha solución. Aunque sin perjuicio de ello, el área entendió que no existían obstáculos para que el acreedor, por razones de oportunidad, mérito y conveniencia, decidiera no computar los intereses devengados, toda vez que ello constituye una facultad propia del mismo, máxime que la deuda es entre distintas entidades del mismo estado provincial. Así también lo entendieron los 3 vocales del Tribunal, y de esa manera el expediente fue girado a las partes en el mes de agosto, regresando para al organismo de contralor días pasados para un nuevo análisis.

En ambos casos, la dilatación, la demora y la falta de gestión, en primer término de las autoridades del IPAUSS y seguidamente por los responsables de las direcciones, podría haber generado que la deuda calculada en $ 12 millones haya quedado desactualizada y el monto adeudado sea aún mayor de lo que el propio Ministro de Economía reconozca y que yace para su resolución, en las manos de los funcionarios designados todos, por la propia gobernadora Ríos.

Comentá la nota