En llamas te llaman

Varios jugadores fueron agredidos verbalmente después de que sus teléfonos fueran subidos a distintos foros partidarios, en un nuevo y repudiable método de protesta.
"Hola, Diego, perdoná que te moleste. Yo no te conozco, pero te llamo para avisarte que en una página de Internet está publicado tu teléfono y el de varios jugadores...".

Cuando Buonanotte recibió este llamado alertándolo, los números de móviles o particulares de nueve futbolistas y del técnico de River ya estaban en manos de cientos de hinchas, algunos de los cuales los aporvecharon para manifestar su bronca por la dolorosa derrota ante Independiente y por el pésimo presente del equipo.

Aunque la historia arrancó el lunes por la noche, con el 1-3 aún caliente. Un malintencionado subió su (por suerte) limitada agenda del plantel en varios foros, entre ellos el de La Página Millonaria (www.riverplate.com), el sitio más visitado por los fanáticos de la Banda. La lista incluía los fonos de Abelairas, Ahumada, Buonanotte, Galmarini, Quiroga, Nico Sánchez, Vega, Villagra, Fabbiani (figuraba escrito con una sola b) y Astrada. Y si bien algunos números estaban desactualizados, la mayoría eran correctos.

Obviamente, este nuevo y repudiable método de protesta sorprendió/enfureció/asustó a los jugadores, que en el entrenamiento de ayer se mostraron más golpeados que nunca. Y después de avisar que darán de baja las líneas correspondientes, aseguraron que a partir de ahora resguardarán sus números hasta de los periodistas, como una forma de preservarse de estos imprevisibles ataques.

A la placa roja de Crónica que impuso el tema en la agenda mediática le siguió la inmediata sensación de que a los hinchas de River ya los cansó gritar en el hall, insultar en la cancha o colgar banderas, los hábitos más comunes de repudio masivo. Sin embargo, ya Ahumada (cuando habló del "silencio atroz") y Buonanotte (en el inicio del Apertura) habían sufrido escraches en la puerta de los edificios donde viven. Pero esta vez, en llamas te llama, la forma de protesta se pasó de la raya. Para colmo, el listado fue subido también a foros de Boca (www.lamitadmas1.com.ar) e Independiente (www.infiernorojo.com).

Aunque los jugadores admiten que se bancan el malestar de los hinchas y asumen responsabilidades, no pueden tolerar lo que pasó, porque viola su privacidad. Un insulto o una broma, en este caso, puede ser sólo el mal menor, ya que los números telefónicos bien pueden ser utilizados para extorsiones o simulacros de secuestro.

No se sabe aún con certeza cuántos de los jugadores que figuraban en esa lista recibieron llamados, aunque avisados de la situación, ayer por la mañana ya tenían sus celulares apagados. El que peor la pasó fue Ahumada, quien recibió un mensaje muy agresivo: "No nos olvidamos de vos. Sos parte de esto, ojalá que te agarre cáncer", le dijeron, entre insultos, al volante que se está recuperando de una operación en el tobillo derecho y no jugó ni un partido del actual torneo.

Ayer al mediodía, el tema ocupó la pantalla de varios canales de noticias. TN, de hecho, tuvo un móvil transmitiendo en vivo desde el Monumental. Ante la repercusión, el sitio www.riverplate.com aclaró en un artículo que "La Página Millonaria repudia el hecho y se solidariza con los jugadores amenazados. Como hinchas de River sentimos un gran dolor por el momento institucional y futbolístico del club, pero de ninguna manera compartimos este modo de actuar". Los responsables de la página, además, le explicaron a Olé que se trató de un usuario nuevo y que incluso en el post donde puso los teléfonos se manifestó hincha de Independiente. "A los pocos minutos de haber advertido la publicación, los moderadores del mismo actuaron y borraron esos datos", dice en dicha web.

Hinchas vs. jugadores. Jugadores vs. dirigentes. Dirigentes vs. jugadores. Hinchas vs. dirigentes. River es, hoy, un todos contra todos en el que no se slava nadie. Y en el medio, el equipo no tiene tono. Al buen juego le da ocupado. Y cuando de conseguir un triunfo se trata, lo único que se escucha es un tu tu tuuuuuuuu...

Comentá la nota