Las llamas ya consumieron más de 4.000 hectáreas

Anoche continuaba el trabajo en las zonas de Balcosna y la Cuesta de Singuil. También hubo daños en la fauna.
Al cierre de esta edición, personal de la Dirección Bomberos de la Policía de la provincia, de la Brigada de Lucha Contra Incendios y de las municipalidades de las zonas afectadas continuaban trabajando a destajo para detener el avance de las llamas hacia zonas pobladas de los departamentos Ambato y Paclín.

El incendio forestal iniciado el lunes pasado ya consumió más de 4.000 hectáreas de la Cuesta de Singuil, donde anoche se concentraba la mayor parte del trabajo.

El viento desatado ayer poco después del mediodía empeoró la situación, ya que el incendio iniciado en Chuchucaruana se trasladó a través de la Cuesta de Singuil hacia la zona de Balcosna de Afuera, donde afectó pastizales y también cultivos de zapallo.

Trabajo

En el lugar se pudo observar el trabajo a destajo no sólo de los brigadistas de la Dirección de Bosques, sino también a efectivos de la Dirección Bomberos y de la Guardia de Infantería.

Con la ayuda de tractores se logró realizar grandes surcos en la zona de sembradíos para evitar que las llamas continuaran sobre éstos y sobre potreros en los que pastan animales vacunos y caprinos.

Por la gravedad de la situación, ayer se trasladó hacia la zona afectada la subsecretaria del Ambiente, Nora Martínez, y otros funcionarios del área.

También arribaron jefes policiales de la Zona Norte, que tienen jurisdicción sobre esos lugares.

Hasta anoche no se había realizado una estimación oficial sobre los daños causados, aunque varias personas que trabajaban en el lugar consideraron que el fuego consumió no menos de 4.000 hectáreas.

Además de la quema de pastizales y sembradíos, las llamas afectaron seriamente la fauna del lugar, rica en especies silvestres.

A las tierras afectadas ayer hay que sumarle todas las que fueron castigadas por el fuego durante los últimos meses, desde que comenzó la temporada propicia para la propagación del fuego.

Temor

Fuentes policiales informaron a este diario que la zona de Chuchucaruana fue una de las más afectadas por los incendios y que esto generó gran temor entre la población.

Una familia debió ser evacuada por las autoridades a raíz del humo causado por la quemazón de los pastizales. Según se informó la familia no había sufrido ningún tipo de lesión y habían sido asistidos a tiempo.

Varios pobladores de la zona lamentaron las pérdidas sufridas, aunque admitieron que recién podrán cuantificarlas una vez que la situación sea controlada por los expertos.

Comentá la nota