"No me llamaron al diálogo, pero quiero ir aunque sea el último"

"No me llamaron al diálogo, pero quiero ir aunque sea el último"
Dice que Kirchner es "un grotesco en la política argentina" y que se fue "por la ventana" del PJ. Anuncia que quiere competir en una interna en el partido. Admite que el Gobierno leyó mejor que la oposición el resultado de la elección
Alberto Rodríguez Saá, gobernador de San Luis, no es amigo de los Kirchner. Los critica con una dureza inusual, pero eso no le impide, por ejemplo, considerar en una entrevista que le interesa participar del diálogo con la Presidenta y que "la oposición e incluso el pueblo hicieron una pésima lectura del resultado electoral: el gobierno la está leyendo mejor".

–¿Por qué dice eso?

–Acá se adelantaron las elecciones. Eso es fraudulento, tramposo, grave y no se puede volver a repetir. Cuesta mucho entender que en el sistema presidencialista las elecciones tienen una fecha inamovible. Es fraudulenta y tramposa porque al Gobierno le convenía eso, porque creía que la gente iba a votar cuando la cosa venía más o menos bien. Eso impidió a los partidos hacer internas. Kirchner dio un manotazo al PJ. Y eso no lo decidió un extraterrestre: lo decidió Kirchner. Eso generó unos liderazgos muy cuestionables. Autoritarismo puro. Hay otra cuestión casi de naturaleza cultural, que es muy grave. Es esto de decir que el Conurbano nos pone el presidente. Parece que los liderazgos nacionales son los del conurbano bonaerense. El señor Kirchner es un grotesco en la política argentina que apareció en una elección turbia con el 20 y pico por ciento y todos nos quedamos callados.

–Pero a Kirchner su última jugada le salió mal...

–No, a todos nos salió mal. Con esto que pasó hemos perdido todos. El Gobierno sabe absolutamente que ha perdido y está buscando un poco de oxígeno. Por eso promueve el diálogo con los gobernadores, por ejemplo. Pero hay un problema. ¿En la Argentina hay un problema de gestión o de dinero? Yo sostengo que es absolutamente un problema de gestión.

–¿El diálogo que convocó el Gobierno sirve para algo?

–Sí, sirve muchísimo.

–¿Usted va a ir?

–Sí. La democracia es diálogo.

–¿Lo llamaron?

–No. Le mandé una carta a la presidenta. No me mandaron ninguna señal, pero dicen que llamarán a todos. Les preguntan ¿San Luis también? Y contestan que San Luis también. Me llamarán último, no sé. Sería interesante ser el último. Yo no tengo ningún diálogo con el Gobierno. Hablé con Kirchner tres veces, me dijo todo que sí y nunca solucionó nada.

–¿Qué le va a decir a la Presidenta en esa reunión?

–Yo le voy a mostrar la posición actual de San Luis, en donde hablaré de la coparticipación. Y también daré mi posición frente a los temas nacionales.

–¿Tiene algún objetivo con respecto al PJ?

–El PJ es un partido usurpado por Kirchner. No ha habido elección Ahora Kirchner se fue por la ventana, pero porque entró por la ventana. Cuando algo es ilegítimo pasa eso. En la democracia no pasa eso: uno entra por la puerta grande y se va por la puerta grande, aunque sea derrotado. Scioli se tiene que ir por la ventana. Y los que siguen a Scioli se tienen que ir por la ventana. Y los que sigue a Scioli se tienen que ir por la ventana. El partido debería ser reestructurado con una elección interna, que para mí tendría que producirse el 17 de octubre del año que viene.

–¿Quién es el culpable de los problemas de gestión que menciona? ¿Cristina o Kirchner?

–Ahora ya es más bien un problema de la cultura argentina. Lo estamos aceptando todos. Alguien dice, por ejemplo: Me llamo Scioli, vótenme. Quiero hacer estas cosas, estos son mis sueños, pero no lo puedo hacer porque no me dan la plata. Pero me presento a la reelección y si la consigo me van a dar la plata. ¡Y Scioli tiene un Presupuesto que es veinte veces más grande que el de San Luis!

–La provincia también es mucho más grande.

–Está bien, pero en la escala el tema es parecido. ¿Qué pasa si Scioli destina el 50% del presupuesto a los gastos corrientes y el 50% a la cuenta de inversión? ¿Usted sabe la cantidad de autopistas que podría hacer? El señor Schiaretti, en Córdoba, tiene en este momento más de 20.000 automóviles de la provincia. ¿Por qué hace eso?

Comentá la nota