Llamaron a Cristina para que reglamente Ley de Bosques

Cientos de cordobeses hicieron ayer largas filas para reclamar “telefónicamente” a la Presidenta que reglamente la Ley de Bosques. La movida la organizó Greenpeace.

Cientos de cordobeses hicieron ayer largas filas en la Plaza San Martín para reclamar a la Presidenta la urgente reglamentación de la Ley de Bosques. La comunicación se concretó a través de Greenpeace, que instaló su teléfono rojo gigante para que la ciudadanía se comunique con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y exija la urgente reglamentación de la Ley de Bosques sancionada hace más de un año.

A través del 011- 40005580, que deriva las llamadas a Presidencia de la Nación para reclamar la urgente reglamentación de la Ley de Bosques y una política firme contra los desmontes, los vecinos hicieron sentir su reclamo en pro de la preservación de los bosques naturales.

Desde hace una semana, día en que Greenpeace habilitó la línea, más de mil personas se comunicaron a diario con la Casa Rosada. En la mayoría de los casos fue asentado por las secretarias de la presidencia, con nombre y número de documento.

“La respuesta de la gente para detener este boicot a la Ley de Bosques es impresionante, como sucedió hace poco más de un año, cuando se reunieron un millón y medio de firmas para que se sancionara; lo que demuestra que el problema de la deforestación es un tema que le preocupa mucho a la sociedad argentina”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

El teléfono rojo de Greenpeace se presentó oficialmente en Mar del Plata y tiene previsto recorrer diversas ciudades del país. De hecho, mañana estará en Rosario, Santa Fe.

El borrador de la reglamentación de la Ley de Bosques fue realizado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, luego de un proceso consultivo del que participaron organizaciones ambientalistas y el Consejo Federal del Medio Ambiente, y fue girado a principios del mes de julio al Poder Ejecutivo, donde se encuentra demorado en el Area de Coordinación de Presupuesto Nacional del Ministerio de Economía.

“A pesar de que el borrador de la reglamentación está listo desde hace seis meses, las nuevas autoridades de la Secretaría de Ambiente de la Nación pretenden rediscutirlo con los gobiernos provinciales para lavar y flexibilizar la norma. Así, buscan que la reglamentación les permita a las provincias más comprometidas con la deforestación cobrar los fondos que la ley establece y seguir con la fiebre de las topadoras”, afirmó Giardini.

La Ley de Bosques fue sancionada el 28 de noviembre de 2007 tras una campaña que logró juntar un millón y medio de firmas, y establece que las provincias no pueden emitir nuevos permisos de desmonte hasta tanto no realicen un Ordenamiento Territorial de sus zonas boscosas bajo diez criterios ecológicos y categorías de conservación, que apuntan a evitar la fragmentación y degradación del bosque nativo y a preservar las tierras utilizadas por las comunidades campesinas e indígenas.

La norma crea el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos (cerca de mil millones de pesos al año) para distribuir entre las provincias que sancionen por ley provincial el Ordenamiento Territorial de sus Bosques, con el objetivo de fortalecer la capacidad técnica y de control, compensar a los titulares que realicen tareas de conservación y manejo sostenible, y para fomentar las actividades productivas de pequeños productores rurales.

Comentá la nota