Llaman a indagatoria a un médico policial por la desaparición de López

Lo hizo un fiscal. Se trata del ex médico de la Bonaerense Carlos Osvaldo Falcone.
Carlos Osvaldo Falcone (66), médico retirado de la Policía bonaerense y amigo del ex comisario Miguel Etchecolatz, deberá declarar en la fiscalía federal de La Plata sobre un testimonio que lo involucra como presunto secuestrador de Julio López (78), el mismo día en el que se conocerán los alegatos del juicio en el que el ex Director de Investigaciones fue condenado a reclusión perpetua por crímenes cometidos durante la dictadura militar.

La cuestión lleva un año. Un testigo de identidad reservada atribuyó a Falcone haber utilizado su automóvil particular para secuestrar a López. Por estos dichos, el 13 de enero de 2009 la Justicia realizó un allanamiento en la vivienda del médico, cerca del faro de Mar del Plata. Allí encontró un Volkswagen Gol azul, desmantelado, con la carrocería oxidada, sin patente, sin faros, ni ruedas. El procedimiento había sido ordenado por el secretario Martín Nogueira, cuando la causa era investigada por el juez Arnaldo Corazza. Después, ambos -por diferentes motivos- se desafectaron de la investigación.

En su momento, Nogueira otorgó crédito a la declaración del testigo que relató como, "con jactancia", Falcone había mencionado su participación en el hecho. En los registros federales, existe constancia de dos visitas del médico a Etchecolatz, en prisión. Los ingresos están anotados el 9 de agosto y el 15 de setiembre de 2006. Después, se repitieron en el presidio de Marcos Paz.

Es una conectividad que no supone presunción alguna de delito. Tampoco el hallazgo del Gol azul porque los peritajes resultaron casi imposibles. El auto era robado: Falcone también tuvo otro problema por la propiedad de un vehículo y esa fue una de las razones de su pase a retiro de la fuerza, en 2005, con la jerarquía de capitán.

Según el dato del testigo de identidad reservada, López fue transportado del barrio Los Hornos, en la capital bonaerense, hasta la zona de La Serena, en la ciudad balnearia, donde habría sido enterrado. Del relato no surge el rol desempeñado por Falcone en el operativo. La hipótesis de reconstrucción retrotrae el paso de López, esa mañana, entre las 9.30 y 9.45 por la avenida 66 entre 137 y 138 de Los Hornos, a cuatro cuadras de su casa. Fue la última vez que lo vieron con vida. Consta en dos declaraciones de vecinos. El lugar es comercial, de alto tránsito, y nadie mencionó que subiera a un vehículo. El primer acto de su desaparición es aún un misterio.

Tres meses antes de los alegatos había declarado cómo Etchecolatz impartía órdenes para el fusilamiento de una pareja que permanecía en cautiverio en la División Cuatrerismo, de Arana, cerca de La Plata. López también estaba allí como detenido ilegal.

La indagatoria del fiscal, Marcelo Molina, designado en los últimos meses determinará el grado de verosimilitud de la grave acusación contra el médico. Cuando se cumpla el trámite, en las próximas semanas, la fiscalía también dispondría de detalles de las comunicaciones realizadas por Falcone desde Mar del Plata a la cárcel de Marcos Paz. Será la primera indagatoria a una persona de relación cercana con Etchecolatz.

Comentá la nota