Llaman a boicotear productos escoceses

Como repudio por la libertad de Al-Megrahi
LONDRES.- Que el whisky escocés pase a llamarse "licor de la libertad", que la gente deje de cargar nafta en las estaciones British Petroleum (BP) y evite viajar al Reino Unido de vacaciones son algunas de las propuestas que comenzaron a circular ayer por diversos sitios web de Estados Unidos como forma de "castigar" a Escocia por la reciente liberación del terrorista libio condenado por el caso Lockerbie.

El portal principal que difundió esta campaña, boicottscotland.com, declara desde su página que el bloqueo contra productos escoceses y contra el turismo son medidas necesarias para demostrar el enojo de Estados Unidos y poder hacer que el gobierno de Escocia escuche los reclamos y admita su error.

Además, el sitio incluye una lista de direcciones de correos electrónicos de políticos británicos, de medios y también de las compañías escocesas e inglesas a las que se llama a boicotear.

La iniciativa se expandió rápidamente por redes sociales como Facebook y Twitter, y se abrieron dos sitios, uno estadounidense y otro escocés, que permiten firmar peticiones online en contra de la liberación de Abdel Baset al-Megrahi.

Pero donde más fuerte se sintió la furia de los norteamericanos fue en el sector turístico. La agencia nacional de turismo de Escocia, VisitScotland, dijo haber recibido numerosos pedidos de cancelación de vacaciones, lo que representaría un problema para Escocia, ya que el 21% del gasto total de los turistas en ese país corresponde a los estadounidenses.

El llamado al boicot obedece a que la mayoría de los estadounidenses están indignados con la justicia escocesa por la reciente liberación de Al-Megrahi por razones humanitarias (padece cáncer terminal de próstata y no tendría más de tres meses de vida).

Al-Megrahi fue el único condenado por el atentado de 1988 contra un avión de Pan Am, en el que murieron 270 personas, en su mayoría ciudadanos de Estados Unidos. Tres argentinos viajaban en el avión, que se estrelló sobre Lockerbie, Escocia.

Defensa escocesa

El ministro de Justicia escocés, Kenny MacAskill, defendió ayer ante el Parlamento su muy criticada decisión de liberar al terrorista libio.

En su declaración, destacó que con su caluroso recibimiento a Al-Megrahi, Libia rompió su promesa de asegurar un retorno discreto y mesurado.

MacAskill dijo, además, que su decisión "no estuvo basada en consideraciones políticas, económicas o diplomáticas". "Me atengo a ella y viviré con las consecuencias", precisó. Por otra parte, varios parlamentarios dijeron que la liberación avergonzó a Escocia. "El gobierno escocés tomó una decisión incorrecta, de un modo erróneo, con consecuencias equivocadas", dijo el legislador Iain Gray.

Comentá la nota