El llamado al diálogo desactivó el corte en Rioja y Sarmiento

La Corriente Clasista y Combativa resolvió anoche levantar el corte y reducir el acampe en demanda de asistencia social que, desde hace cinco días, mantenía frente a las oficinas de la Administración Nacional de Seguridad Social (Ansés) en Rioja y Sarmiento.
La decisión se adoptó tras una reunión realizada en el Círculo Católico de Obreros con representantes de la pastoral social del arzobispado de rosario, del Colegio de Abogados y de la Asociación Empresaria (AER), que invitaron a la organización a una mesa de discusión que, a partir del lunes, comenzará a estudiar los reclamos del sector.

La resolución descomprimió una jornada con picos de tensión, que incluyó un pedido de la fiscal Nº 5, Nora Marull, al juez interviniente para que se adoptaran medidas tendientes a garantizar los derechos, tanto a trabajar (comerciantes de la zona) y a circular, como los de la CCC para ejercer su reclamo.

La señal. "Es un gesto para facilitar el diálogo, liberando por la mañana (de hoy) media calzada sobre Rioja y la totalidad de Sarmiento. Sí quedarán unas pocas carpas para mantener la protesta. El compromiso es tratar todos los temas en agenda, pero el corte volverá si el lunes no hay avances", resumió a La Capital el líder de la CCC, Eduardo Delmonte.

El anuncio llegó luego de la reunión desarrollada en Entre Ríos 1264, monitoreada también por funcionarios de los tres niveles del Estado (nacional, provincial y municipal).

Delmonte fue invitado a participar el lunes, a las 18 y en el mismo escenario, de una mesa de discusión junto a todos los sectores involucrados en la negociación. La agenda incluirá los temas que ya se venían trabajando con la CCC y las restantes organizaciones sociales de Rosario.

Como moneda de cambio, al dirigente le solicitaron el levantamiento del acampe o, por lo menos, la permanencia de unas pocas carpas a fin de garantizar la continuidad de reclamo sin alterar las actividades comerciales, de la Ansés y de los vecinos.

Previamente, la fiscal le había pedido al juez Correccional Nº 6, Eduardo Núñez Cartelle, asegurar la libre circulación y prevenir futuros desmanes que se pudieran originar en medio de la protesta (ver aparte).

Es que un grupo de comerciantes de la zona donde se registró el piquete continuó reclamando airadamente el desalojo de los acampantes porque veían perjudicadas sus ventas.

La fiscal también encomendó al comisario de la seccional 2ª, Sergio Bergara, que oficiara de mediador y dispusiese un operativo para prevenir inconvenientes (ver aparte).

La CCC venía solicitando trabajo comunitario a cambio de planes sociales que se ajusten al mínimo de la canasta de indigencia (600 pesos), vivienda populares y becas y programas de capacitación para los jóvenes.

Comentá la nota