El llamado al "consenso nacional" de Cobos recibió críticas y respaldos

El llamado al "consenso nacional" de Cobos recibió críticas y respaldos
El vicepresidente Julio Cobos recibió fuertes críticas del oficialismo y generó posturas dispares en el conglomerado opositor por su llamado al "gran consenso nacional".
La convocatoria generó un nuevo embate de parte del oficialismo aunque también desnudó las diferencias que existen entre los líderes del justicialismo disidente.

El presidente del bloque kirchnerista en la Cámara alta, Miguel Ángel Pichetto, se volvió a quejar por los posicionamientos del mendocino y reiteró que en su función de vicepresidente no puede "ocupar un rol de oficialismo y oposición".

"Ocupar un rol de oficialismo y oposición es muy complejo y difícil de sostener en el tiempo. Además no es bueno para las instituciones", afirmó Pichetto.

El rionegrino dijo que Cobos "es una excepcionalidad muy fuerte en la vida en la Argentina" aunque evitó sumarse a los pedidos de renuncia que habían surgido en el oficialismo por un encuentro que había mantenido con líderes opositores para frenar el proyecto oficial de ley de Medios.

Pero el rol del vicepresidente volvió a dividir las aguas en el frente político opositor de Unión PRO entre sus máximos referentes, debido a que Francisco de Narváez respaldó enfáticamente la convocatoria mientras que Felipe Solá reclamó una definición "institucional".

En declaraciones radiales, el empresario dijo que el llamado de Cobos "es un paso adelante y no debe ser negado por ningún dirigente de buena voluntad".

"Hay que mirar el mediano y el largo plazo. Alguien tiene que ceder, yo estoy dispuesto a ceder en lo que tenga que ceder con tal de ser parte de una dirigencia que presenta una Argentina distinta", sostuvo parafraseando al vicepresidente.

Pero otra lectura tuvo Solá, quien si bien dijo que Cobos es "muy hábil" y que el matrimonio Kirchner "no ha hecho más que fortalecerlo", cuestionó la convocatoria.

"Me parece que Cobos se va aproximando al momento de definir su situación institucional. Debería decir yo estoy en contra. Me animo a irme, me animo a perder todo lo que significa estar en los diarios por ser vicepresidente y los enfrento de afuera ", enfatizó.

El ex gobernador bonaerense consideró que la convocatoria del vicepresidente "son palabras no sabias sino con consenso" y sostuvo que "el tema no es decir palabras sino decir cómo hacer".

"Eso no puede hacerlo desde su posición de vicepresidente. Esa es su limitación", arremetió Solá, en declaraciones radiales.

Comentá la nota