El PT llama a la unidad interna tras la derrota

BRASILIA.? La cúpula del Partido de los Trabajadores (PT) se reunió ayer en Brasilia para analizar los resultados de la segunda vuelta de las elecciones municipales, en las que el partido del presidente Luiz Inacio Lula da Silva sufrió una severa derrota en San Pablo. El revés electoral ha llevado a la dirección del partido a intentar reforzar la unidad interna de cara a las elecciones presidenciales de 2010.
El encuentro fue convocado por el presidente del PT, Ricardo Berzoini, para realizar un primer diagnóstico de los resultados electorales. Según el diario Folha de S. Pablo , el partido tratará de zanjar las divisiones internas provocadas por la política de alianzas forjada en las elecciones municipales.

La discrepancias más importantes afloraron en Belo Horizonte, la tercera ciudad del país, donde los petistas se mostraron divididos por el apoyo del oficialismo al alcalde electo Marcio Lacerda, del Partido Socialista Brasileño (PSB), que contó con el respaldo del líder local del PT, Fernando Pimentel, y del gobernador de Minas Gerais, Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la principal fuerza opositora.

Según el diario paulista, dos ministros del gabinete de Lula encabezaron un movimiento en contra de la estrategia de Pimentel, al entender que favoreció a Neves, un opositor con aspiraciones presidenciales. El asunto llegó a oídos de Lula, que les habría pedido evitar las divisiones.

Además, el partido deberá recapacitar sobre la fallida campaña electoral en San Pablo, la ciudad clave de estos comicios, donde el derechista Gilberto Kassab logró el 60,7 por ciento de los votos y barrió del mapa a la candidata del PT, la ex ministra Marta Suplicy, protegida de Lula.

El propio Berzoini hizo ayer un mea culpa por los errores cometidos en el feudo de la oposición. ?Lamentablemente, la politización del debate se hizo tarde?, dijo. La campaña de Suplicy centró las críticas a su adversario en aspectos relacionados con su vida privada y dejó en segundo plano las cuestiones políticas.

La próxima reunión del directorio nacional del partido, convocada para los próximos 7 y 8 de noviembre, servirá para delinear la estrategia a seguir en los próximos meses.

A pesar de las derrotas sufridas en San Pablo, Salvador de Bahía y Porto Alegre, el PT se afianzó como fuerza política a lo largo y ancho del país, al imponerse en seis de las 26 capitales estaduales. Y sus principales aliados políticos en el Congreso, los centristas del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del ex presidente José Sarney, fueron los grandes triunfadores de las municipales, al vencer en otras seis capitales y lograr más de 1200 alcaldías (un 20 por ciento del total). En conjunto, los aliados de Lula en el Congreso, un variopinto arco político de 16 partidos, gobernarán a más de 93 millones de electores, un 72 por ciento del total.

Lula minimizó la derrota del PT en el ballottage del domingo. ?Las elecciones municipales no tienen incidencia automática en las de 2010?, advirtió el presidente, que se comprometió ayer a cooperar con todos los alcaldes recién elegidos.

El peso de San Pablo

Pero la victoria en San Pablo, por el peso político de la principal metrópoli del país, alentó a la oposición y catapultó la candidatura del gobernador del estado, el socialdemócrata José Serra, para las elecciones de 2010. Serra apadrinó la campaña de Kassab, alcalde reelegido del Partido Demócratas, aliado del PSDB. ?Voy a trabajar para que Serra sea presidente en 2010?, dijo Kassab al celebrar su triunfo en San Pablo.

El propio Serra, que se había mostrado cauteloso durante la campaña electoral, se mostró ayer eufórico al interpretar los resultados como un castigo del electorado a la ?actitud hegemónica? del partido de Lula.

El ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2001), principal representante de la socialdemocracia brasileña, valoró también el triunfo de la oposición en San Pablo. ?Estas elecciones mostraron que el PSDB tiene fuerza electoral y personas que pueden movilizar a la opinión pública?, señaló.

Cardoso volvió a personalizar en Lula la derrota del PT en las grandes ciudades: ?Se imaginaban que Lula tendría una elección facilísima y eso no sucedió?. Firme partidario de la candidatura de Serra, el ex presidente insistió en que el gobernador paulista se fortaleció de cara a las elecciones presidenciales.

Serra ya fue derrotado en 2002 por Lula. El presidente no podrá presentarse a un tercer mandato porque lo impide la Constitución. Las últimas encuestas sitúan a la posible sucesora de Lula ?su jefa de Gabinete, Dilma Rousseff? muy por debajo de Serra en un hipotético duelo electoral entre ambos.

LAS CLAVES

Sin popularidad: la derrota de la candidata de Lula en San Pablo muestra que el presidente no transfiere su popularidad al partido.

Serra, fortalecido: el triunfo de la oposición en San Pablo favorece la candidatura presidencial del gobernador, José Serra.

Poca incidencia en 2010: Lula minimizó ayer la derrota y dijo que los resultados no tendrán incidencia en las elecciones presidenciales de 2010.

Agencia ANSA y DPA

Comentá la nota