Lituania halló cárceles secretas que usó la CIA

La acusación de que la Agencia de Inteligencia norteamericana se valía en su "guerrra contra el terror" de prisiones en países del ex bloque soviético para evadir las leyes de derechos humanos de EE.UU. fue verificada por el Congreso lituano.
Los servicios secretos de Lituania habilitaron en el país un centro secreto de detención para presuntos terroristas detenidos por la CIA estadounidense, informó el Parlamento de este Estado báltico que hizo una investigación. La presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, dijo que una investigación parlamentaria puesta en marcha por iniciativa suya ha confirmado la existencia de edificios especiales que podrían haber servido como prisiones secretas de la CIA entre septiembre de 2004 y noviembre de 2005.

El portavoz de Grybauskaite, Linas Baolsys, sostuvo que "básicamente las sospechas de la presidenta se vieron confirmadas cuando la investigación del comité averiguó que hubo edificios especiales equipados para ese propósito y que podrían haber sido adaptados para acomodar a detenidos". El presidente del Comité de Seguridad Nacional y de Defensa que dirigió la investigación, Arvydas Anusauskas, dijo que había descubierto vuelos estadounidenses sospechosos al Estado báltico. "No fue posible determinar la identidad de los pasajeros, la carga o el destino", declaró Anusauskas en rueda de prensa.

El primer ministro lituano, Andrius Kubilius calificó los resultados del informe de serios pero, comentó, no deberían dañar las relaciones con Estados Unidos. "Estados Unidos es un aliado estratégico de Lituania en todos los ámbitos, también en operaciones de cobertura y antiterroristas. Aún así, la cooperación estratégica no debería ser una excusa para emplear métodos esencialmente soviéticos, ignorando controles civiles e infringiendo la ley", aseveró.

La investigación parlamentaria pretendía poner fin a años de rumores en torno a la posible existencia de un complejo utilizado como cárcel de los servicios secretos estadounidenses. Durante la investigación fueron interrogadas numerosas figuras destacadas, incluidos ex presidentes y funcionarios de seguridad.

Los diputados establecieron que el Departamento de Seguridad del Estado (DSE) lituano recibió una petición de la CIA para que habilitara un centro de detención para sospechosos de terrorismo, según la agencia BNS. Para la comisión parlamentaria, estos proyectos conjuntos con la CIA estuvieron a cargo de los ex dirigentes del DSE Mecys Laurinkus y Arvydas Pocius, así como del director adjunto Dainius Dabasinkas. El documento subraya que estos funcionarios "no informaron debidamente a ninguno de los máximos dirigentes del país sobre los objetivos y contenido de la cooperación" con la CIA, y pide a la Fiscalía que establezca si abusaron del cargo.

"Aunque no hay pruebas concluyentes de que la cárcel se llegara a utilizar, en opinión del primer ministro (Andrius Kubilius) el hecho de la existencia de esta estructura carcelaria suscita gran preocupación", declaró el gobierno lituano en un comunicado.

El Legislativo inició su investigación después de que medios norteamericanos afirmaran que cerca de Vilna funcionó una cárcel secreta de la CIA en el bienio 2004-2005. Según el canal de televisión estadounidense ABS, dicha prisión secreta fue acondicionada por militares estadounidenses en el recinto de una antigua escuela de equitación cerca de la capital lituana y funcionó entre septiembre de 2004 y noviembre de 2005. (EFE)

El salón de los pasos perdidos de la reforma sanitaria de Obama

Los 60 votos en bloque de los senadores demócratas derrotaron la oposición que presentaron los republicanos, al menos para que el Congreso siga tratando la ley de salud que presentó el presidente Barack Obama, y que en el estado actual de redacción se parece bastante poco a la original. El voto final en el Senado será en Nochebuena y una mayoría simple sería suficiente. Por si a último minuto surgieran problemas con el debate, posiblemente Obama posponga sus vacaciones en Hawaii y permanezca en Washington.

Comentá la nota