Listas contadas, días contados

La pulseada por la consolidación de las listas recorrió toda la semana. La audiencia de boletas, el últimos jueves, dejó muchas impugnaciones y no menos polémica.

La última palabra llegará en las próximas horas y será decisiva para la lista cobista Consenso Federal: es que las negociaciones para acordar una lista única con las filas de Carrió no prosperaron tras el cierre de las mismas, y los seguidores del ex presidente protagonizan -desde hace dos semanas- una puja por competir como colectora del Acuerdo Cívico y Social. Sus planes venían encaminados hasta que el Partido Autonomista -uno de los componentes de la alianza que integraban su sello- sorpresivamente envió una misiva pronunciando discrepancias y anunciando la ruptura de la nómina del Confe.

Ante esta situación, en la audiencia de boletas el ACyS impugnó una posible lista cobista y ahora la decisión definitiva saldrá de la Junta Electoral, que seguramente no habilitará la colectora cobista basándose en el fallo del juez Manuel Humberto Blanco, que decretó la nulidad del vínculo jurídico que unía al Confe con el Acuerdo Cívico. La situación llevó alivio a la dupla Oscar Negrelli y Gastón Crespo, que encabezan la nómina de diputados provinciales y concejales del frente panradical.

En la Plata, detrás del Confe, estaba la mano del municipio platense que buscaba, con esa lista, restarle votos al panradicalismo. Incluso, operadores políticos brueristas habrían metido presión al Partido Autonomista intentando reflotar viejos vínculos, ya que el partido del intendente platense utilizó ese sello en las elecciones de 2007. Pero las operaciones no llegaron a buen puerto.

Pese a que muchos candidatos del jefe comunal no quieren ni aparecer en la foto con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, al intendente le volvieron a hacer el abrazo del oso. Pablo Bruera no tuvo más remedio que aparecer junto a la Presidenta en la inauguración de las obras de la cuestionada terminal de contenedores, aunque se lo vio visiblemente molesto y distante. No es para menos: Kirchner, en La Plata, es un verdadero piantavotos.

La estrategia de la oposición será remarcar el nexo Kirchner-Bruera, intentando contrarrestar la publicidad del municipio que sólo ha optado por difundir la candidatura de Gabriel Bruera y de los concejales. La estrategia oficial es vender al bruerismo como un movimiento vecinal, cuando es la espada K en la capital bonaerense y varios kirchneristas de paladar negro integran su espacio político.

Además, nombres como los de Raúl Pérez (segundo candidato a diputado provincial), seriamente cuestionado por la Justicia por haberse enriquecido ilícitamente, no aparecen ni siquiera en las pintadas realizadas por punteros brueristas en la ciudad.

La batalla de las paredes ya se desató: las frases políticas de las agrupaciones opositoras hicieron sendas denuncias por amenazas impartidas por las patrullas de Control Urbano. A todo esto se suma una catarata de encuestas supuestamente pagadas por el oficialismo, que comenzaron a circular, y que apuntan a intentar inclinar la balanza de la opinión pública. No son pocos lo que afirman que esos números están dibujados, y que no se corresponden con la realidad.

Otro confuso episodio que se dio esta semana se desató el último viernes en la Municipalidad de La Plata. Aunque el oficialismo intentó esconder el episodio y no realizó la denuncia, algunos testigos confirmaron que en la oficina de la secretaria de Hacienda, Mirta Monti, se registró un disparo de bala. ¿Qué osculta el silencio oficial?

Quienes parecen haberse acercado a las huestes kirchneristas, esta semana, fueron los segregados de las listas: Javier Scaramutti y Oscar Vaudagna. En la sesión del miércoles sus manos se alzaron ante los proyectos del oficialismo; habrá que estar atento de sus pasos en adelante.

Otro tema candente, que comienza a tomar estado público, es la fiscalización de los comicios. El espacio Unión-Pro que postula a Gonzalo Atanasof como candidato a diputado ya reclutó 1.500 fiscales, de los cuales 300 son voluntarios. La fiscalización es clave en la elección ya que existe la sospecha de que el oficialismo kirchnerista hará maniobras fraudulentas en varios distritos. Además, De Narváez intensificó su presencia en La Plata apostando a la buena imagen que cosecha en la tierra de las diagonales.

Por el lado del homónimo Narváez, crecen las sospechas por las vinculaciones de su candidatura con el Gobierno para perjudicar a Unión-Pro. Los soldados de su lista van cayendo: Daniel Brichetti, que iba como candidato a diputado, se distanció al conocer la jugada que lo dejaba encabezado por el tal Narváez. Ahora, se acercó al Partido Renovador, que postula a Fernando Marín.

Comentá la nota