Las listas de cargos muestra una compleja red política y familiar

Aunque ningún apellido Urtubey o Romero se puede encontrar en los listados de cargos políticos a los que tuvo acceso Nuevo Diario, una lectura rápida revela que el requisito más ponderado para adquirirlo es el contacto político o el parentesco familiar.
También cómo, al momento del reparto, se desdibuja la línea divisoria entre distintas facciones del partido gobernante.

La repetición -al menos tres veces- del apellido Marocco es uno de los puntos más llamativos de los listados de renovaciones de cargos políticos dispuestas a través de distintos decretos firmados por Juan Manuel Urtubey durante 2009.

El apellido reúne al menos dos condiciones que en distinta medida reúnen muchos de los apellidos de los beneficiados con el cargo: contacto político con la administración de Urtubey o con la gestión de Juan Carlos Romero, y parentesco familiar con actuales o antiguos funciones o legisladores.

Lo mismo que hizo Juan Carlos Romero, desde el inicio de su gestión Urtubey nombró numerosos cargos políticos, que de acuerdo a un relevamiento de Nuevo Diario habrían llegado al menos a cuatrocientos.

Aunque es posible encontrar a muchos de ellos ocupando escritorios y cumpliendo funciones específicas., ningún paso administrativo intenta comprobar su idoneidad. Tampoco los decretos describen la función específica que deberán cumplir: sólo se le asigna el adjetivo de "político".

De ese modo figuran en los listados de cargos políticos el nombre de algún ex ministro de Juan Manuel Urtubey, de ex legisladores, y también de algún ex concejales.

Una lectura rápida también hace concluir que la actividad política se transmite -como las profesiones de abogado o contador- en la familia: apellidos de funcionarios o ex funcionarios, de ex intendentes, de legisladores nacionales o provinciales o ex legisladores de distintas facciones políticas pueden encontrarse en un vistazo rápido de las designaciones.

Una muestra de la permeabilidad de la línea divisoria entre la actual y la anterior administración es la designación en cargo político de un abogado que fue fiscal de Estado de la gestión de Juan Carlos Romero.

Por otro lado, la posesión de una banca en la Cámara de Diputados de la Nación desde hace muchos años parece ser condición suficiente para que su secretario sea nombrado en cargo político en la administración de Urtubey.

Sin embargo, como política y familia se confunden en las designaciones, el mismo apellido que el del secretario del diputado nacional vuelve a aparecer en los listados: por su número podría ser muy bien su hijo.

Comentá la nota