Lissalde trabaja para reformar la Ley Electoral

Luego de las elecciones legislativas de junio último, surgieron en muchos municipios y secciones electorales muchas inquietudes acerca de la ley electoral vigente. Saladillo fue uno de los distritos donde algunos dirigentes, principalmente de la oposición, se sumaron a los reclamos.
Por tal motivo, el senador Ricardo Lissalde, y concejal electo por PJ/Unión Pro en Saladillo, se puso manos a la obra y está trabajando junto a otros legisladores bonaerenses en un proyecto de ley integral para reformar el sistema electoral que rige desde hace años en la provincia.

Por un lado, apuntan a la posibilidad de "reparar un remedio jurídico" establecido por la Constitución nacional y provincial, conocido como doble instancia judicial.

Lissalde explicó que todas las decisiones tomadas por la Cámara Electoral de la Provincia de Buenos Aires "son inapelables" y eso impide el debido proceso en cuanto a la doble instancia. "Por lo tanto, estamos viendo el proceso de apelación cuando se produce un perjuicio irreparable a la Corte de la Provincia de Buenos Aires de las decisiones que adopta la Cámara Electoral", señaló.

Otro tema medular es lograr una reforma en la Ley Electoral provincial, para impedir que en el futuro haya listas colectoras y listas espejo.

El objetivo es que cada partido político pueda tener una única lista y una sola representación en la oferta electoral.

Otra de las cuestiones centrales del proyecto del escribano Lissalde es volver al sistema de internas abiertas, obligatorias y simultáneas en todo el territorio bonaerense, tal como ocurre en Santa Fe. A su vez, para las internas propone la boleta única.

En este sentido, el legislador plantea la posibilidad de armar partidos a nivel seccional. Hoy por hoy, los partidos son agrupaciones municipales o provinciales.

Requisitos más importantes

En tanto, Lissalde considera que para crear un partido político los requisitos deben ser más estrictos. "Los partidos son una cosa importante, en la medida en que se fortalezcan, se transparenten y se democraticen a través de la ley de internas abiertas, obligatorias y simultáneas. Obtener un partido político debe estar al alcance de aquel conjunto de hombres y mujeres que comparten una misma idea y un proyecto en común", expresó el senador.

A juzgar por el sistema actual, se necesita nada más que el 4 por mil de adhesiones para constituir una fuerza política. "Por ejemplo, con 80 afiliaciones en Saladillo podés armar un partido. Y a eso hay que cambiarlo. Tiene que haber requisitos importantes", señaló.

Finalmente, Lissalde propone "sacar el cociente electoral", artículo 109 de la ley 5107, para ir al sistema d’hont. En diálogo con este medio, el senador confió en que su proyecto será impulsado y tratado en la Legislatura bonaerense.

"Hay que ir al sistema d’hont con piso electoral"

En su iniciativa, Lissalde propone "sacar el cociente electoral", artículo 109 de la ley 5107, para ir al sistema d’hont. "La mayoría de los líderes parlamentarios sostienen que hay que ir al sistema d’hont a secas, y yo creo que hay que ir al sistema d’hont, pero con piso electoral. La ley del cociente, a mi criterio, es muy inteligente a los efectos de establecer el piso electoral y luego es injusta al momento de repartir las bancas", explicó.

A propósito de este tema, Lissalde se refirió a cuestiones que hacen al sostenimiento de la gobernabilidad.

"En nuestro país tenemos un sistema presidencialista y no un sistema parlamentario europeo. Por lo tanto, si impusiéramos el método electoral d’hont a secas fomentaríamos la atomización o división y eso tornaría ingobernable a los municipios, y en especial a la provincia de Buenos Aires. Políticamente va a ser más importante tener un partido político propio que estar en una estructura provincial o nacional", sostuvo Lissalde.

Cada vez más, en el sistema d’hont el piso electoral será más bajo. Con menor cantidad de votos, se podrá acceder a una banca. "Por consiguiente, habrá un Concejo Deliberante con cinco, seis o siete bloques y eso es una cosa muy peligrosa en Argentina, donde cualquier motivo tiende a la ingobernabilidad. Entre los argentinos hay más divisiones que puntos en común. Por eso, en este tema hay que ser muy cuidadosos", advirtió Lissalde.

En este aspecto, sostuvo que al sistema electoral actual hay que ponerle un rango, porque no puede ser tan gravoso. En la Séptima Sección Electoral, por ejemplo, el piso es del 33%. En los municipios donde hay cuatro consejeros escolares se renuevan dos y el piso electoral, en virtud de la ley actual, es del 50%.

"Debería haber un rango que, por citar un ejemplo, no sea menor a 8% ni mayor a 20%. Luego, de entre los que llegan al piso electoral repartir con el sistema d’hont", explicó.

Si en Saladillo se hubiera implementado el sistema d’hont (con piso electoral) como lo propone Lissalde, el HCD hubiera quedado conformado con 4 concejales para la UCR y 3 para Unión-Pro. En cambio, si fuera d’hont completo (sin piso electoral) hubiera sido 3 (UCR), 2 (UP) 1 (FJpV) y 1 (CC). De esa manera, habría cinco bloques. Eso, con el tiempo, se tornaría peligroso, porque con pocos votos una agrupación accedería a una banca y no se garantizaría la gobernabilidad.

Por último, con relación a lo planteado hace poco por un dirigente político local, Lissalde expresó que tanto Saladillo como otros municipios de la provincia están desactualizados en cuanto a la cantidad de bancas en el Concejo Deliberante y el Consejo Escolar. De todos modos, es algo que se corregirá a partir del nuevo censo nacional. El partido de la Costa, por ejemplo, duplicó su población y es evidente que habrá más bancas.

Comentá la nota