Lisandro Bormioli renunció a la Dirección de la Tercera Edad

Ayer presentó su dimisión al cargo ante el plenario del Consejo Asesor. Argumentó su determinación en las profundas diferencias con el intendente y en un pedido del secretario de Salud y Acción Social. Recibió un marcado respaldo a su gestión de parte de la gente que colmó el recinto del Concejo Deliberante.
Ayer a la tarde y con el marco de un recinto del Concejo Deliberante colmado de adultos mayores y ciudadanos que se acercaron en señal de respaldo para participar del plenario del Consejo Asesor de la Tercera Edad, Lisandro Bormioli formalizó la presentación de su renuncia al cargo de director de la Tercera Edad.

En una lectura hecha ante los miembros del plenario y de los medios de comunicación que fueron convocados, Bormioli explicó las motivaciones de su determinación: "Por medio de la presente doy a conocer mi renuncia como director de la Tercera Edad del Municipio de Pergamino y las causas que motivan la misma. En principio, lamento profundamente que el intendente municipal no haya tenido la dignidad de haberme solicitado la renuncia. Siento una profunda decepción en términos personales, ya que fue él quien me convocó a los fines de que me hiciera cargo de un área del Ejecutivo que a su entender no estaba funcionando bien y merecía mayor atención, considerándome en ese momento apto para ejercer las funciones que me atribuía. Considero que me he desempeñado en esta función de manera correcta, de modo tal que creo haber cumplido la tarea que me había sido solicitada. Reitero que lamento que no haya podido de la misma manera solicitarme el alejamiento de su gobierno. Por el contrario, fue el secretario de Desarrollo Social quien me comunicó que el intendente vería con agrado que presente mi renuncia.

"En este sentido, lo que hubiera sido una conversación de tipo privada, entre un intendente y un funcionario de su gabinete, necesariamente se traslada al ámbito de lo público, al verme obligado como funcionario a dar cuenta de mis actos.

"Es de público conocimiento las diferencias que he mantenido en los últimos tiempos con el intendente municipal, las que se han ido paulatinamente profundizando; diferencias del orden de lo político, ideológico y de gestión. Me honra ser una persona de fuertes convicciones, y tal como lo he expresado en numerosas ocasiones, tengo una visión propia de lo que es el Estado, de lo que implica trabajar en lo público y de las responsabilidades y compromisos que debe asumir todo aquel que se desempeñe en este ámbito, como única forma de que podamos recuperar la credibilidad de nuestras instituciones y revalorizar el rol de lo político en el sentido amplio, no partidario, de la palabra. En tiempos de fuertes oportunismos y pragmatismos, reivindico la necesidad de que la política sea nuevamente el espacio privilegiado de debates y proyectos que, plasmando las diferencias lógicamente existentes, presente a la sociedad, alternativas de futuros deseables, capaces de ser reflejadas en una gestión de gobierno. Es por ello que ser funcionario público implica la implementación de políticas en el marco de un proyecto que se inserta a nivel local, regional y nacional; proyecto que le reclamado reiteradas veces al intendente municipal con resultados infructuosos.

"Como ustedes saben desde el Consejo Asesor de la Tercera Edad, que tengo el honor de presidir, hemos iniciado una fuerte lucha contra el llamado ‘plus médico’. Una lucha que es política e ideológica porque versa sobre una acción ilegal e ilegítima y afecta a la población más vulnerable de nuestra sociedad. Respecto de este tema personalmente había conversado con el intendente dándole a conocer las estrategias de acción que pensábamos llevar a cabo desde la Dirección y el Consejo Asesor. Pese a ello, el intendente, a través de los medios de comunicación, desacreditó el accionar que veníamos desarrollando, privilegiando la defensa de los intereses de la Asociación Médica por encima de los intereses de toda la población, y a la vez inauguró un modo de proceder consistente en no hacerme saber su opinión y sus decisiones como responsable único del gobierno sino a través de declaraciones públicas y no como cabe esperarse que sea la relación normal entre éste y sus funcionarios.

"Otro tanto ocurrió en ocasión de la frustrada visita de la ministra de Desarrollo Social de la Nación. Estando al tanto de los motivos y el marco en la que ésta se realizaría y habiéndola invitado un mes antes por las vías formales, la desinvitó a menos de 24 horas de su arribo, colocando el trabajo y las gestiones que desde la Dirección de la Tercera Edad habíamos realizado a los fines de equipar la totalidad de los centros de jubilados de nuestro distrito, además de otras numerosas instituciones de bien público, en el centro de una disputa de tipo partidaria, con el objetivo de posicionarse como opositor al Gobierno nacional. En esta ocasión privilegió sus intereses políticos personales – que han demostrado ser por demás coyunturales y oportunistas- por sobre el interés de nuestras instituciones y deshonrando la investidura de un ministro de la Nación, más allá de su pertenencia partidaria.

"Desde entonces y hasta la fecha, a casi cinco meses de este suceso, no he tenido diálogo alguno con el señor intendente. El único diálogo mantenido es el que se expresa en las acciones que éste inició a fin de hacerme saber por vía indirecta su decisión de echarme de su gestión. Esto es, entre otras cosas, por un lado, la no firma desde hace tres meses de un convenio que nos permitiría continuar la labor iniciada el año pasado de formación de cuidadores domiciliarios. Al respecto posee en su despacho encajonado un expediente que priva a la ciudad de una inversión en capacitación de cien mil pesos, destinados a la formación de cuidadores, tratándose de un servicio de calidad para nuestros adultos mayores, además de una fuente laboral para las personas capacitadas – en tiempos en los que el intendente expresa su preocupación genuina por la futura pérdida de puestos de trabajo a consecuencia del impacto de la crisis internacional esto es al menos contradictorio-. Por otro, la baja de la designación de personal afectado a diversas tareas en la Dirección de la Tercera Edad, siendo ésta un área que atiende aproximadamente a 50 adultos mayores por día.

"Estas decisiones de nuestro intendente no afectan a la persona de Lisandro Bormioli, afectan a nuestros abuelos, jubilados y a la totalidad de los adultos mayores de nuestra ciudad, impidiendo llevar adelante acciones que los tienen como beneficiarios. Es justo entonces que no sean ellos los que queden rehenes de una situación que el intendente ha dispuesto poner en términos de una disputa personal.

"Son estas razones las que me obligan a presentar mi renuncia al cargo de director de la Tercera Edad de la Municipalidad de Pergamino, cargo con el que había sido honrado por el intendente hace tres años, con la tranquilidad de haber puesto todo mi esfuerzo y empeño en contribuir a la mejora de la calidad de vida de este segmento de la población, más allá de los errores de los cuales nadie está exento, y a partir de mi convencimiento de que no se puede ocupar un lugar de gestión en un contexto de permanente entorpecimiento en las posibilidades de acción.

"Agradezco profundamente el acompañamiento del personal que integra la Dirección de la Tercera Edad y a los adultos mayores y sus representantes, sin los cuales hubiera sido imposible alcanzar los resultados obtenidos en la gestión, y con los que codo a codo hemos trabajado diariamente sin miramientos partidarios y en una comunión de ideas y convicciones que estoy seguro seguiremos compartiendo desde los lugares en los que me encuentre en el futuro".

"Me voy porque me echa"

Minutos después de haber presentado su renuncia, en diálogo con LA OPINION, Lisandro Bormioli ratificó los términos del documento leído públicamente y señaló que "he formalizado la renuncia en un contexto en el que el intendente me está echando, porque me vacía las oficinas, no firma los convenios y me persigue políticamente cerrándome todas las puertas de la administración municipal, generando un vacío hacia mi persona".

"Era el momento de dar punto final a una situación que se venía dando y en el marco de la cual Lisandro Bormioli pasó a ser el enemigo número uno de la gestión, según el intendente", agregó y reconoció que "siento un profundo dolor porque por privilegiar los intereses particulares y partidarios se lleva puesta la institucionalidad, algo que es muy peligroso para Pergamino".

"El secretario de Acción Social Carlos Lapetina me dijo que esta situación no daba para más y que el intendente vería con agrado que yo presentara la renuncia", confió y evaluó que "esto confirma que el jefe comunal no estuvo a la altura de las circunstancias y tendría que haber tenido la grandeza de pedirme la renuncia; lo fue haciendo de otras maneras, atándome de pies y manos".

En relación con el respaldo obtenido de parte de integrantes de la tercera edad, Bormioli planteó que "me alegra que la gente haya venido a acompañarme, hemos demostrado capacidad de hacer y la gente está muy motivada por esa metodología de trabajo".

Por último, y en orden a su proyección política, aseveró que "voy a seguir trabajando por Pergamino, por la tercera edad y las instituciones, desde el lugar que sea porque el trabajo en la administración pública es un puesto de lucha", aunque aclaró que "no es momento de hacer especulaciones políticas, soy un militante político, lo he demostrado en la gestión y mi renuncia no está referida a la competencia electoral, indirectamente me echaron".

Audiencia al intendente

Tras conocer la renuncia de Lisandro Bormioli, el plenario del Consejo Asesor de la Tercera Edad decidió formar una comisión integrada por cuatro miembros que tendrá el mandato de solicitar una audiencia con el intendente municipal a efectos de que "le rechace la renuncia a Bormioli o que por lo menos nos explique por qué causa lo saca siendo un funcionario excelente por su calidad y hombría de bien".

El reemplazo

Fuentes cercanas al Departamento Ejecutivo confiaron que "están en danza tres nombres para reemplazar a Lisandro Bormioli" y confirmaron que el intendente empleará el fin de semana para evaluar el mejor perfil del reemplazante y poder resolver esta cuestión en los próximos días. Aunque no trascendieron nombres, no se descarta que el ofrecimiento recaiga sobre personas vinculadas de alguna manera con los adultos mayores y con experiencia en política social.

También señalaron que la renuncia enviada por el funcionario, y que constará en el expediente administrativo, es apenas un texto de tres líneas en el que no se fundamentan los motivos de su decisión y que "dista mucho del que fue presentado a los medios".

Comentá la nota