Lingüistas purgaron las leyes de errores variados

En el marco de la elaboración del Digesto Jurídico, fueron eliminadas redundancias, contradicciones y yerros sintácticos y ortográficos. Los especialistas detectaron en los textos legales abusos de vocablos, construcciones confusas, uso indebido de términos y hasta palabras que no existen. Depuración.
"El mismo" se repite 28 veces; "la misma", 17; y "asimismo" está escrito siete veces. La Ley de Obras Públicas (5.854) es un claro ejemplo del abuso del adjetivo "mismo" (figura 52 veces en alguna de sus variantes a lo largo de 110 artículos) para reemplazar pronombres posesivos y demostrativos.

A partir de la sanción del Digesto Jurídico Provincial, el texto quedará depurado. Se suprimirán estas reiteraciones o se las cambiará por los términos adecuados, lo que permitirá que la letra de la ley no dé lugar a distintas interpretaciones. Además de los cambios lingüísticos, se procederá a la unificación, en el texto original, de las reformas introducidas mediante leyes posteriores (se incluye hasta las aprobadas en la última sesión); se eliminarán las expresiones redundantes, sobreabundantes o contradictorias; se actualizarán las nomenclaturas y se corregirán errores ortográficos, de tiempos verbales y de sintaxis, entre otros.

El proceso de aprobación de las poco más de 700 normas que quedarán vigentes comenzará hoy, a las 9, en una sesión especial donde se explicará el trabajo desarrollado por la comisión del Digesto, que encabeza José Cúneo Vergés. Durante la semana próxima se analizará norma por norma. El universo de estudio abarcó 1.380 leyes generales, y más de 600 quedarán en el camino en esta oportunidad.

Los cambios no alterarán el espíritu de la disposición actual, cuyo contenido no se tocó. Por el contrario, se simplificará el acceso a lo existente, lo que aumenta la seguridad jurídica, según defendió Cúneo Vergés. A futuro, se creará una oficina de actualización que tendrá la obligación de introducir en el Digesto, cada dos años, los cambios legales y la sanción de nuevas disposiciones. Además, se aprobará un manual de técnica legislativa para unificar la forma de redactar y de presentar los proyectos de ley.

Cambios propuestos

El idioma es una construcción histórica y varía con el tiempo. Por este motivo, la adecuación de términos y la forma de redactarlos fue especialmente tenidas en cuenta. La Legislatura contrató a un grupo de expertos, encabezado por la doctora en Letras Matilde Murga, para esta tarea. La labor fue ardua y las conclusiones, contundentes (Ver "Elaborarían...").

El equipo se encontró con palabras inexistentes en numerosas leyes. Como ejemplo, el inciso 1 del artículo 6 de la Ley 3.126, dice que para otorgar una licencia para el transporte se tendrá en cuenta "la satisfacción de las necesidades transportivas de las respectivas zonas por los porteadores establecidos con carácter de permanencia en las mismas". La palabra transportivas no está reconocida por la Real Academia Española.

Cuando se sancionen los cambios que fueron propuestos, la norma dirá, simplemente: "satisfacer las necesidades de transporte de las diferentes zonas con porteadores establecidos de modo permanente en las mismas".

En otra parte de esa ley se afirma que el transporte de carga se efectúa por caminos, cuando corresponde el verbo transitar.

Otro caso destacado en el informe es el de la Ley 3.467, de creación de la Dirección de Materiales y Construcciones Escolares. En el inciso 2 del artículo 2 todavía se lee: "realizar estudios normativos para construcciones de nuevos edificios escolares, que tiendan a dar al el ambiente justo y necesario, a la vez que codifique el quehacer constructivo en vista a una economía correcta de material y tiempo de ejecución, control y mantenimiento, para su aplicación en la provincia".

A futuro, con las modificaciones aprobadas, el texto quedará: "realizar estudios normativos para construcciones de nuevos edificios escolares. Estos estudios deberán tender a dar al sistema educativo el ambiente justo y necesario y, a la vez, tener en cuenta una economía correcta en el material y tiempo de ejecución, control y mantenimiento de la infraestructura escolar".

Comentá la nota