La Línea Morada de la UCR quiere un partido abierto.

“Es hora ya de quemar las mantas con las que nos envolvió el desencuentro. Es hora de entender definitivamente que somos demasiado pocos para ser menos”. Con esta frase concluye el último pronunciamiento efectuado por la Línea Morada de la Unión Cívica Radical (UCR), que adoptó una posición crítica contra la conducción del radicalismo. El documento fue firmado por los dirigentes Esteban Avila, Pedro Zanoni, Antonio Ibarreche, Julio Dip, Miguel Aráoz, Arturo Sassi, Emilio Lozano Muñoz, Rosa Quiroga y Germán Monteros.
Ante LA GACETA, Avila precisó que “nosotros queremos la normalización del radicalismo”. “Por las respuestas que nos dan cada vez que lo reclamamos entendemos que ellos (las actuales autoridades, entre las que figuran como interventores Julio Herrera, Federico Romano Norri y Jorge Flores) no quieren que eso ocurra”, insistió el médico que, además, es miembro de la convención nacional de la UCR. “Lo único que buscamos es evitar el autocanibalismo y unir aportando ideas”, concluyó.

Comentá la nota