Línea 102 "Chicos en la calle": Balance positivo del servicio gratuito de apoyo a la niñez

Durante los 365 días del año 2008 el programa Línea 102 "Chicos en la calle" recepcionó 108.560 llamados telefónicos, con un promedio de atención diario de 297 denuncias de situaciones de riesgo, según informó la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia.
El objetivo del Servicio es atender los casos de situaciones de riesgo en niñas, niños y adolescentes (NNA) o víctimas de la violencia familiar brindando contención, orientación, asesoramiento, y/o derivación al equipo de profesionales o programas gubernamentales o no gubernamentales con afinidad en la problemática planteada.

La metodología del trabajo es la siguiente: recepción y atención de las llamadas, escucha y contención de quien la realiza, registro de datos personales del niño, niña o adolescente y familia, registro de la descripción de la situación especificando el motivo y estableciendo el grado de urgencia para la posible intervención e identificación y respuesta de intervención.

En esto último se da participación al equipo técnico, los programas dependientes de la Secretaría de Niñez. Adolescencia y Familia, los referentes zonales, las instituciones del medio y demás organizaciones comunitarias.

La metodología incluye la sistematización y conformación de una base de datos de la casísticas, y la coordinación en la atención de los casos con un equipo de profesionales que realizan guardias pasivas para casos de urgencia.

Durante las 24 horas de los 365 días del año (incluidos fines de semana y feriados) un equipo técnico integrado por personas capacitadas y profesionales (asistentes sociales, psicólogos y abogados), atiende los llamados, brinda la orientación adecuada a niños y adolescentes.

Garantizar derechos

La línea telefónica que sumó recursos y conocimientos de carácter técnico y tecnológico para promover y garantizar los derechos de la niñez y la adolescencia, es centro de recepción de casos de maltrato físico, delito sexual, adicciones (alcoholismo, tabaquismo, droga y farmacodependencia), maltrato emocional, abandono, suicidio, violencia intrafamiliar, maltrato conyugal, trastorno de conducta, depresión y otras situaciones que los afectan.

La evaluación de la tarea realizada en el marco del programa es positiva, ya que el trabajo no sólo abarcó específicamente los problemas de niñez y adolescentes y de violencia familiar en los cuales se brindaron las respuestas adecuadas; sino también la comunidad utilizó el medio para informarse sobre los inconvenientes de convivencia familiar, demandó atención al adulto mayor e inclusive las escuelas solicitaron asesoramiento pudiéndose trabajar coordinadamente con la Policía, Salud, Educación y la Justicia según el caso.

El servicio cuenta con los recursos tecnológicos y el equipo humano especializado para brindar una respuesta inmediata, ágil y articulada a la demanda de los niños, niñas y adolescentes y sus familias.

Comentá la nota