Limpian un basural de Confluencia, tras el reclamo de monjas y vecinos

A pesar del feriado, el Municipio comenzó ayer con la limpieza de un predio sobre la calle Tronador, que linda con un asilo dirigido por religiosas.El subsecretario de Servicios Urbanos de la comuna, Julián Villar, dijo que no dan abasto para recolectar la basura de toda la ciudad.
Operarios municipales comenzaron a limpiar ayer a pesar de la vigencia del feriado nacional, un predio devenido en basural ubicado en el barrio Confluencia. La medida fue resuelta luego de que las monjas del asilo de Ancianos que linda con el terreno de la calle Tronador, entre Paimún y Tres Arroyos advirtieran de la situación que sufren a diario, junto con los vecinos de la zona.

“Tienen razón de estar molestos, pero para ser sincero no damos abasto para limpiar toda la ciudad de Neuquén. En este momento tenemos afectados cuatro máquinas y cinco camiones permanentes pero no alcanzamos nunca a recolectar completamente la basura. Son toneladas y toneladas que sacamos diariamente”, aseguró el flamante subsecretario de Servicios Urbanos del municipio, Julián Villar.

El funcionario se acercó al predio junto con un equipo de trabajo para despejar el lugar que linda con el Asilo de Ancianos de las Hermanitas de los Pobres.

El espacio está cubierto de escombros y desperdicios de todo tipo, donde se cultivan gérmenes y malos olores que desde hace tiempo –aseguran los vecinos- dominan el paisaje en la intersección de las calles Tronador y Tres Arroyos del barrio Confluencia.

Villar estimó que la limpieza del predio demandará entre dos y tres días. Pero además dijo que se colocarán carteles indicativos para impedir que se siga arrojando basura.

Las monjas ya lo habían hecho en reiteradas oportunidades pero finalmente fueron cubiertos por los montículos de desechos que se acumulan con el correr de los días.

El calor, que aún perdura en la región deja aflorar pestilencias de todo tipo que debe sufrir la gente que reside en las cercanías.

“Tiran de todo, desde lavarropas hasta perros muertos. Es más, de esto se alimenta toda esa jauría que vive en los alrededores del arroyo Villa María”, indicó Claudio Castillo, quien tiene su casa a pocos metros del basural.

Los vecinos creen que con un cartel y campañas preventivas, podrán remediar el problema porque se les hace difícil controlar que eso no se convierta en un nuevo basural.

“Nos consta que la gente de la Municipalidad ha venido a limpiar, el problema es que hasta que no haya cartelería adecuada que prohíba depositar basura, lamentablemente se va a seguir haciendo”, comentó Castillo.

El funcionario municipal señaló que el problema con la falta de limpieza se da en gran parte del oeste de la ciudad, pero se incrementa más en las proximidades de las tomas.

Campañas

Villar recordó que hace poco en el barrio Melipal se encontraba junto con autoridades vecinales y una mujer a unos diez metros de ellos, arrojó escombros en una esquina a pesar de que no era un lugar habilitado para hacerlo.

“Le tomamos los datos y le advertimos que eso no se debía hacer, pero la señora muy suelta de cuerpo nos respondió que ella pagaba los impuestos y que el municipio estaba para limpiar”, comentó.

A raíz de estos reiterados episodios desde la comuna resolvieron preparar una campaña publicitaria de concientización.

“Por más esfuerzo que hagamos limpiando nunca vamos a terminar la tarea si la gente no se acostumbra a respetar los horarios de los recolectores de basura o a no tirar los escombros en la vía pública. No es más limpio quien más limpia, sino es más limpio quien menos ensucia”, enfatizó el Subsecretario.

Comentá la nota