"Límites a las bases"

Con la mira puesta en la cumbre de la Unasur del viernes, la ministra de Defensa argentina, Nilda Garré, dijo ayer que el uso por parte de Estados Unidos de siete bases militares en Colombia debe estar limitado a ese país, sin afectar a otros. "Colombia puede entender que está en su derecho al entregar bases militares al uso de fuerzas extrarregionales, pero parece también obvio que tendrá que garantizar la absoluta limitación de esas actividades a sus problemas internos", dijo la titular de Defensa en Concordia (unos 400 kilómetros al nordeste de Buenos Aires).
Garré insistió en que la región debe estar al tanto del acuerdo militar suscrito entre Washington y Bogotá. "Los demás países sudamericanos tienen algún derecho a saber en qué consiste esta colaboración bilateral y, sobre todo, estar seguros de que no va a haber intromisión en sus territorios", afirmó la ministra. E incluyó a otros en su declaración. "El tema preocupa a la región, creó sorpresa por lo imprevisto de la decisión y la falta de consulta previa." Según la Casa Blanca, la utilización de bases colombianas sólo tiene como fin el combate al narcotráfico y el terrorismo.

La ministra acompañará a la presidenta Cristina Kirchner en la cumbre extraordinaria de presidentes de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) este viernes en la ciudad de Bariloche donde se analizará el tema.

La responsable de Defensa insistió en que la región "es una zona de paz y el compromiso de los países de la Unasur es mantenerla como zona de paz y evitar que instalaciones extranjeras extrarregionales puedan incluso estimular compras de armas, sobre todo en los países limítrofes con Colombia". Y recordó que Ecuador "ya tuvo una incursión colombiana" con el ataque a un campamento de la guerrilla de las FARC a comienzos de marzo de 2008. El acuerdo entre Bogotá y Washington es resistido especialmente por los mandatarios de Ecuador, Rafael Correa; de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales.

A diferencia de la última reunión de presidentes de la Unasur en la que Uribe se negó a formar parte (el pasado 10 de agosto), esta vez el presidente colombiano irá a Bariloche.La funcionaria argentina valoró la presencia del mandatario en la reunión.

Comentá la nota