El límite a las políticas de diálogo de Barack Obama

La crisis generada por Corea del Norte esta semana marcó los límites de la política de diálogo del presidente Barack Obama. Todo indica, sin embargo, que el multilateralismo que también prometió durante su campaña electoral le permitirá al menos ganar tiempo.
Habiendo descartado la opción militar de plano, EE.UU. se puso de acuerdo ayer con los otros cuatro miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas para aplicar nuevas sanciones contra Corea del Norte. Si bien en el pasado China y Rusia se mostraron siempre muy reticentes a este tipo de medidas, esta vez la rapidez con que aceptaron sentarse a negociar con la Casa Blanca una resolución punitiva sorprendió a todo el mundo.

Desde que se disolvió la Unión Soviética, la sobrevivencia de Corea del Norte pasa por China. El gobierno chino le vende petróleo y les da crédito. No obstante, hasta ahora China no ha querido mover ni un dedo contra su vecino. Primero porque temen que la desestabilización del régimen de Kim provoque una ola incontrolable de inmigrantes hacia el territorio chino,

Además a China no le conviene una Corea unida aliada de EE.UU. en la región y, por último, mientras Washington tenga sus fuerzas militares en la región ocupadas con Pyongyang, estarán menos preocupadas por proteger a Taiwan.

Sin embargo, al mismo tiempo ,China quiere impedir que Corea del Norte tenga un arsenal nuclear y es por eso que varios expertos piensan que esta vez podría ser diferente. "China teme que los ensayos nucleares de Norcorea obliguen a Japón a buscar el arma nuclear", dijo Fred Kaplan, autor de un libro sobre Bush titulado "Cómo un par de ideas terminaron con el poder de EE.UU. en el mundo".

"Corea del Norte está muy aislada, pero todavía hay muchas cosas que se pueden hacer, como terminar con el acceso a los servicios financieros en el extranjero, lo que disminuirá su capacidad para vender armas y para comerciar con otros países", dijo por su parte Douglas Paal del Carnegie Endowment. "Gran parte de la estrategia es convencer a China que ayude a aislar a Corea del Norte. En el pasado, los vecinos colocaron sus intereses nacionales por sobre los de la seguridad regional y la no proliferación, Quizás estos últimos ensayos inclinen la balanza en el sentido contrario". "Esto es sin duda lo que Obama esta buscando", sostuvo Kaplan.

"Norcorea tiene períodos de enfrentamiento y de negociación. La cosa es cíclica. Estamos en uno de enfrentamientos, pero éste puede ser el preludio de una negociación", dijo por su parte a Clarín el profesor de la universidad de George Washington, Gonzalo Paz.

Comentá la nota