El límite horario a boliches debutó con fallas de seguridad: pelea y corridas céntricas, sin policías

Era el primer sábado donde los boliches empezaban a cortar a la hora que marca la ley. Y esta madrugada hubo fallas de seguridad que encendieron la alarma. Una pelea se hizo imparable, y no había un solo policía en el centro.
Desde la esquina de "La París" al Concejo Deliberante. Esas dos cuadras de recorrido céntrico fueron escenario de una pelea entre adolescentes (primero unos, luego otros que se metieron) presenciada por centenares de chicos pero sin la más mínima presencia policial.

Sería una anécdota más si no fuese porque se trataba del primer día de cumplimiento de la ley provincial que fija un límite horario unificado para todos los boliches nocturnos. Y el Municipio había coordinado con la Jefatura Distrital una presencia policial especial para la desconcentración de adolescentes.

La gruesa falla presenciada por un cronista de este Diario que hasta pudo tomar una foto cuando la batahola (a las 5:39) se calmó un poco, tras unas corridas que terminaron en las oficinas del Concejo Deliberante, ocurrió cuando el Gobierno local había coordinado con los bolicheros una aplicación gradual de la normativa, primero sin multas y luego, según se dijo, con todo el rigor de la ley.

Pero lo más curioso, o delicado, no fue que había pocos policías: no había ninguno.

El jefe de Gabinete, Héctor Vitale, le confirmó a infoeme.com que a partir de este fin de semana, y de acuerdo a lo conversado con los dueños de los boliches "se coordinó que dentro de los locales la música se apague a las 5:30, y que toda la gente esté afuera".

Además, la Jefatura Distrital de Policía de Olavarría a cargo de Juan Carlos Ortúzar "se había comprometido a tener presencia en la calle". El Jefe de Gabinete, quien en los últimos días fue el encargado de anunciar no se refirió al incidente específicamente: "el lunes lo hablaremos con Ortúzar", comentó de modo lacónico.

La pelea empezó cerca de las 5:30, en la esquina de General Paz y Vicente López. Allí había una pelea central de uno contra uno, aunque por momentos otros se agregaban al combate. En el mayor fragor, la golpiza cambiaba de lugar: iba de la esquina de la plaza a la vereda de la Farmacia Central. En ese momento era imposible sacar fotos: la violencia estaba en su auge y varios gritaban o insultaban.

Pero en todos esos minutos (donde costaba moverse por la cantidad de jóvenes que miraban los incidentes) no apareció ni un solo policía, ni llegaron patrullas y ni se oyeron sirenas siquiera a modo disuasivo.

Simplemente no había policías, y menos intervención. Luego de unos minutos, las corridas fueron hasta calle Alsina, y luego varios jóvenes se agolparon en esa cuadra, hasta San Martín. Allí la pelea concluyó, a las 5:39, cuando se tomó la foto que ilustra la nota.

Comentá la nota