Límite a la expansión urbana metropolitana

Luego de un intenso trabajo de relevamiento y análisis realizado en conjunto con los 15 municipios que rodean a la ciudad de Córdoba, el Instituto de Planificación del Área Metropolitana (Iplam) elaboró un esquema regional de usos del suelo que está a punto de ingresar a la Legislatura Provincial y que apunta a frenar la expansión urbana de baja densidad y escasos servicios que viene consumiendo velozmente las tierras del Gran Córdoba.
Es la primera vez que el conurbano cordobés encara un proceso conjunto para poner orden en el crecimiento alocado que registra desde hace tres décadas y que hoy se expresa en rutas colapsadas, agua y energía insuficientes, servicios municipales imposibles de cumplir por la dispersión de los habitantes, gigantescos barrios cerrados que carecen de factibilidad de prestaciones básicas y una fragmentación creciente de la zona.

Más allá de la magnitud del trabajo técnico, el proyecto tiene el mérito de haber logrado el compromiso de los intendentes del Gran Córdoba, que aceptaron ceder algunas atribuciones sobre el uso del suelo de sus ejidos en beneficio del conjunto de la región.

Los municipios incluidos en esta primera etapa del plan son Villa Allende, Mendiolaza, Río Ceballos, Unquillo, Saldán, La Calera, Malagueño, Los Cedros, Bouwer, Toledo, Malvinas Argentinas, Mi Granja, Monte Cristo, Estación Juárez Celman y Colonia Tirolesa, todos ellos del primer anillo urbano que rodea a la ciudad de Córdoba.

Cada cosa en su lugar. Según lo informado por Guillermo Irós, titular del Iplam, el proyecto –que llegará a la Legislatura después de que termine su análisis catastral– apunta en esencia a "evitar la dispersión de urbanizaciones inconexas y descontroladas, con un excesivo consumo de suelo y extendidas en un territorio excesivamente grande, que tienen consecuencias ambientales, económicas y urbanísticas negativas".

El impacto principal de la norma regional de uso del suelo es la restricción de las zonas urbanizables. En el área en cuestión hay 2.500 kilómetros cuadrados de tierras en condiciones de ser ocupadas y, tras la aprobación de la ley, esa superficie se reducirá a 500 kilómetros cuadrados.

A esas tierras el proyecto las califica de tres modos: áreas de urbanización prioritaria (donde es deseable que se construyan viviendas dado que ya existen los servicios), áreas mixtas (donde se impulsa el uso residencial combinado con el productivo no contaminante) y áreas de urbanización diferida, que están conexas a las anteriores pero aún no cuentan con infraestructura. El objetivo primordial es terminar con esas nuevas urbanizaciones que nacen en el medio de la nada.

Todo el resto de la superficie será no urbanizable por distintas razones: serán áreas recreativas, áreas industriales, áreas de uso estratégico (reserva de tierra para rutas, zonas ferroviarias, tierras fiscales), áreas de riesgo ambiental o de inundación y, en la inmensa mayoría de esas miles de hectáreas, áreas de producción agropecuaria o áreas naturales protegidas. En esta última categoría se incluyen todos los faldeos serranos que otorgan valor paisajístico y ambiental al sector oeste.

El proyecto también hace una diferencia importante respecto a las áreas productivas: aleja notoriamente de las zonas de urbanización posible todas las técnicas contaminantes, desde los cultivos que requieren el uso de agroquímicos a la cría de ganado a corral o los criaderos de aves a galpón.

En las áreas cercanas a zonas urbanas o cursos de agua, el proyecto de ley sólo permite el uso de técnicas orgánicas o procedimientos no contaminantes.

El gran cambio

Reducción del área urbanizable. En la actualidad existen en el primer anillo del Área Metropolitana 2.500 kilómetros cuadrados de tierras de urbanización posible. Por ley, esa posibilidad se limitará a 500 kilómetros cuadrados conexos a urbanizaciones existentes.

Municipios. Villa Allende, Mendiolaza, Río Ceballos, Unquillo, Saldán, La Calera, Malagueño, Los Cedros, Bouwer, Toledo, Malvinas Argentinas, Mi Granja, Monte Cristo, Juárez Celman y Colonia Tirolesa.

Comentá la nota