Hay que limitar el horario de los boliches

Edgardo Binstock es desde hace un mes el subsecretario de Atención a las Adicciones de la provincia de Buenos Aires. Tras un paso efímero por el área de Asuntos Territoriales (estuvo poco más de siete meses en el cargo), el sociólogo recaló en un área que, desplazada del Ministerio de Salud al de Desarrollo Social, se topa con un drama social que pese a la aplicación de múltiples recetas no para de crecer.
En la primera visita que realizó a Junín traído por su nuevo rol en el gobierno de Daniel Scioli, Binstock reconoció que se ha masificado el consumo de alcohol en jóvenes de edades cada vez más tempranas y que eso, como posible puerta de acceso a las drogas prohibidas, es el tema que más lo preocupa.

Con esa confesión, el funcionario aprovechó para enfatizar la necesidad de recortar el funcionamiento de los boliches bailables, con un límite horario uniforme en toda la jurisdicción bonaerense.

"La vinculación del alcohol con los jóvenes a edades cada vez más tempranas se transforma en una problemática bastante masificable. Otro tema que tiene alto impacto en el conurbano pero que también se da en el interior son las famosas previas, donde los pibes se juntan para consumir en su casa, quinta o el lugar que fuere antes de irse para las confiterías, algo que ya se está transformando en un hábito cultural", dijo quien también fue director de Derechos Humanos provincial.

En el paréntesis de una jornada de capacitación que tuvo lugar en el Centro Preventivo Asistencial, Binstock remarcó en palabras a La Verdad que "estamos trabajando en dos proyectos de ley: uno es el de restricción de horarios para los boliches, que más que nada apunta a un ordenamiento ante el caos que significa que cada municipio tenga atribuciones propias. Por el otro lado, queremos instaurar penas más fuertes hacia aquellos que vendan alcohol a menores o fuera del horario establecido. Si no lo entiende a través del cambio cultural, pretendemos que la gente tome conciencia luego de haber sufrido una sanción".

Recetas como las campañas de concientización en las escuelas y los spot publicitarios en los medios de comunicación, alternativas de prevención que figuran en el discurso de los políticos desde tiempos inmemoriales, tampoco están ausentes en la guía de Binstock. Teniendo en cuenta que a esta altura de los tiempo el consumo de drogas no decreció sino que está cada vez más instalado, ¿no es tiempo de recurrir a otras medidas? Si pasaron años y años de charlas en los colegios y publicidades, ¿qué elemento de comunicación falló? ¿el emisor? ¿el canal? ¿otro?

La Verdad le trasladó esos interrogantes a Binstock, quien respondió que "el problema de las adicciones se ha profundizado y eso ocurre porque el origen no está en la adicción misma, es una manifestación de la crisis que vive la sociedad, que repercute en la familia y obviamente en el individuo, y que en muchos casos tiene que ver con procesos de marginación, exclusión, desarticulación los lazos a causa de temas laborales. Situaciones que antes eran acotadas hoy se han transformado en complejos problemas sociales".

"Comprenderla significa abordarla desde un ámbito mucho más integrador que nuestra área, por eso la decisión de que la Subsecretaría dependa del Ministerio de Desarrollo Social tiene la intención no de sacarla de Salud sino imprimirle una mirada más abarcativa que obviamente contemple el ensamblaje con la cartera sanitaria, el área de Justicia y demás", indicó.

Jornada

El subsecretario de Atención a las Adicciones presidió una jornada de capacitación para todo el equipo regional de los CPA que funcionan en la Región III, relacionada con la política de resucitación cardiopulmonar y otros auxilios, caso de hemorragias, quebraduras, golpes.

Además, Edgardo Binstock aprovecho para hacer una gira junto al coordinador de regiones, Cruz Rojas, y un equipo de colaboradores para conocer más profundamente la realidad juninense.

Comentá la nota